Antonio González Vázquez

A Mario Delgado le ha faltado “oficio político” para sacar adelante el proceso de elección del o la candidata al gobierno de San Luis Potosí; ha sido descortés con los potosinos y omiso ante las quejas que se expresaron y que hasta el momento, no han merecido una respuesta del dirigente nacional de Morena, dijo Juan Ramiro Robledo Ruiz.

En entrevista, el precandidato expresó que Mario Delgado, con sus decisiones, perturbó el procedimiento con lo que ha provocado “discordias” y “desencuentros”, conflictos jurídicos y de manera especial, el desánimo de los militantes de la Cuarta Transformación.

No obstante, Robledo Ruiz aseguró que ve a Morena alzándose con la victoria en las elecciones de junio, pues seguramente habrá una buena candidata. Anticipó además que la elección de gobernador podría tener ocho o más contendientes, lo cual es también un ingrediente a favor del partido.

Quien gane, lo puede hacer con un tercio de la elección total; eso puede pasar en San Luis.

Este lunes, Morena abre registro de mujeres para la candidatura a gobernador en San Luis Potosí, ¿qué espera?

Nada extraordinario a lo anunciado, se inscribirán más mujeres, algunas que ya se mencionan, otras más que aparecerán, quién sabe cuantas más, lo cual es un paso subsecuente a ese aviso que dio el presidente de Morena el día 30 de diciembre, de manera inesperada, inconsulta y hasta arbitrariamente, diciendo al cuarto para las doce que siempre no continuaba el proceso de selección de candidatos sin distingo de género para ser solo de mujeres.

Es un paso más y se van a seguir dando pasos por ahí, a la par de que existen demandas legales para impugnar  la decisión anunciada el 30 de diciembre, mismas que están vivas y por resolverse en los órganos jurisdiccionales como el Tribunal Federal Electoral y los de Justicia Partidaria de Morena.

En una caso y otro están por resolverse; ¿Cuándo?, no lo sé, pero mientras, continúa este otro nuevo proceso para escoger a la candidata en San Luis Potosí y todo está bien, si hubieran avisado desde un principio, entonces si ya sabría a qué atenerse cualquier persona y no habría mayor problema.

¿Qué no se haya anunciado con oportunidad que la candidatura iba a ser para una mujer, lo ve como una omisión intencionada de parte de Mario Delgado?

No puedo saber si es intencionada, pero si es una omisión que perturba todo el proceso y que provoca discordias y desencuentros y conflictos jurídicos, lo cual a fuerza merma en el ánimo de un partido que es nuevo, que proyecta la imagen del presidente de la república, que quizá sea su principal activo, de manera que esas decisiones impactan en la militancia y también en una buena capa de la población que es simpatizante del presidente y por tanto, de Morena.

¿Usted y otros aspirantes enviaron a Mario Delgado una carta expresando su inconformidad, qué respuesta hubo?

Ninguna, ninguna, yo la firmé por solidaridad con los demás compañeros porque íbamos en el mismo proceso y porque no había habido mayor problema entre nosotros fuera de algún escarceo  entre uno y otro que medio se enojaron, pero el proceso iba bien, así que me solidarice e hicimos un planteamiento muy serio y muy respetuoso.

Se le decía, señor presidente, complete lo que estábamos haciendo, porque nos dice a última hora que siempre no, pero no ha habido respuesta. La respuesta es continuar con el anuncio y avisar que se abre un nuevo período de inscripción para mujeres.

¿Se siente manipulado, usado, se siente engañado por Mario Delgado?

No, no me siento ni usado ni engañado porque no estoy seguro de que haya sido intencionado para afectar a nadie, me parece que es un descuido y la falta de un buen oficio de la política.

¿La falta de oficio en política suele traer repercusiones, cuáles son para Morena?

Pues en esas estamos, pero no veo descomposición en el partido porque es un partido que tiene escasamente cinco años o seis y apenas ha experimentado dos procesos electorales, uno tan exitoso que ganó por mayoría absoluta la presidencia de la república, eso es único en el mundo.

Además, estoy en desacuerdo con los que dicen que esta decisión de dar la candidatura a una mujer le ha mermado de manera determinante las preferencias a Morena, creo que no es así.

Morena como identidad, como ícono, como marca, uso esta palabra con respeto, no tiene meritos propios, tantos como para alcanzar un porcentaje de 35 o 40 por ciento que tiene en San Luis Potosi, sino que es un reflejo de la popularidad del presidente de la república y así como no alcanza la preferencia del presidente, tampoco va a caer tanto, de todos modos seguirá siendo una opción partidaria muy apreciable para una buena parte de la ciudadanía.

Creo que Morena puede ganar la elección y la gubernatura en San Luis Potosí, más aún, con el escenario que se va a dar: habrá ocho candidatos a gobernador y si esa coalición extrañísima, contra natura de PRI y PAN subsiste, habrá ocho candidatos, pero si se desbarata habrá hasta once.

¿Qué opina de la versión de que se asignó candidata a San Luis para debilitar a Morena y favorecer a Ricardo Gallardo Cardona, comparte esa percepción?

Es la percepción de muchos porque en política las apariencias suelen convertirse en verdades; es difícil saber la intención de las decisiones cuando no se está muy cerca, pero también es verdad que la resolución del Tribunal Electoral se notificó el día de la navidad, cuando faltaban solo cuatro estados por resolver su candidatura; si esa decisión del Tribunal hubiera sido al principio, de otra manera se hubiera procesado la inclusión del principio de la equidad de género en las candidaturas.

Es decir, al final quedo entre cuatro (estados), por un calendario inesperado, pero porqué San Luis fue uno de esos cuatro, ahí ya no lo puedo explicar porque en San Luis había muy buenas posibilidades de competir para ganar con notable ventaja sobre todos los demás partidos.

Un candidato hombre una candidata mujer modifica el escenario, creo que no necesariamente pues hay extraordinarias mujeres muy preparadas, sobre todo, para la política. Las posibilidades de triunfo se mantienen, solo dijo que hubo una decisión inesperada.

¿Entonces el escenario de que Mario Delgado debilita a Morena para fortalecer a Gallardo no es algo tan descabellado?

Sí, pero a nadie le consta; los analistas, los predictores, los pesimistas, los periodistas y todo lo que termine en ista fraguan y fabrican toda una serie de versiones y de conjuras y conjeturas y a veces le atinan.

¿Mario Delgado ha descuidado a San Luis?

Por lo menos, puedo decir que ha sido omiso porque no ha explicado con qué consideraciones, con qué motivos y antecedentes llegó a la conclusión de que el principio de la equidad de género impuesto tendría que ser en San Luis Potosí y no en Guerrero o Michoacán o Sinaloa, no lo ha explicado, entonces, por lo menos ha sido omiso en eso.

¿Hay una percepción de opacidad en las encuestas, usted conoció las encuestas, le presentaron algún avance?

No, nada de eso, si nos dijeron que se iban a preguntar dos cosas: una, el grado de conocimiento absoluto y lo otro, el reconocimiento sobre el perfil, sumando ventajas y desventajas de cada persona, es decir, su calificación política,  moral, social y aparte el conocimiento. Nos dijeron que el resultado de la encuesta se daría a conocer a los participantes, no dijeron que se iba a hacer pública. Todos aceptamos que así fuera.

Pero cuando menos ha habido una omisión que se convierte no solo en una descortesía política sino también en los desasosiegos que trae Morena; la buena política se hacía avisándole al que no iba a ser y ofreciéndole una alternativa previamente al anuncio público de la decisión. Yo aprendí eso, aquí no se ha practicado; ha faltado buen oficio político.

¿No hay nadie que le diga algo a Mario Delgado, maneja a Morena como él quiere?

Ahí está la Secretaria General (Citlali Hernández) del partido que es una voz muy potente, que es muy atendida, está también el Consejo Político Nacional que ya le echó para abajo una vez un convenio que llevaba con el PT y el Verde, pero en este caso de San Luis está apenas la posibilidad de que se reúna el Consejo por lo que la situación jurídica de San Luis no es definitiva, pero la candidatura está encaminada para que sea del género mujer.

En ese sentido, se habla de diversas opciones como Paloma Aguilar, Mónica Rangel, cómo ve, hay demasiado ruido, eso daña al partido?

Creo que no, que se mencione a personas no daña nada, por ejemplo, la candidata en Nuevo León, me parece que venía del PRI directamente y está con una preferencia electoral muy elevada, aunque los morenistas duros no están de acuerdo.

En San Luis yo no sé quienes se van a inscribir y tampoco puedo hacer predicciones.

¿Mónica Rangel, es funcionaria de un gobierno del PRI, se le descarta por ese hecho?

Lo acabo de decir con el caso de Nuevo León, sucede que los estatutos de Morena dicen que hasta la mitad de candidaturas podrán ser de personas externas al partido, es decir, al contrario de partidos cerrados como el PAN que tiene tanta militancia y tanta disciplina estatutaria y se ponen muy recelosos con cualquier externo y sin hacer conjeturas, creo que eso le pasó ahora a Xavier Nava, los militantes se sienten muy dueños de su propio partido.

Es decir, el candidato que venga de fuera, ya sea del centro, de la derecha o de la izquierda y no asuma los compromisos estatutarios del partido no podrá ser un buen candidato; para ser candidato externo de un partido hay que asumir sus principios, propuestas y objetivos, sino, no es coherente.

Hoy así cómo está Morena, aun sin candidata y con  una dirigencia nacional cuestionada, ¿ve un triunfo en la gubernatura el día 6 de junio?

Sí. Va a haber tantos candidatos a gobernador que cualquiera hasta con menos de un tercio puede ganar la elección y porque la votación es por mayoría relativa, es decir, con un voto más que los demás. Si se llega al absurdo de las elecciones donde entre uno saca 21, tres sacan 20 y uno por ciento; el de 21 gana la elección con el 79 por ciento que no votaron por él. Eso puede pasar en San Luis Potosí.

No es que sea algo ilegítimo, sino que es un desajuste del sistema democrático que permite la proliferación de partidos políticos al grado, que llegan registros que no son representativos del electorado y de pilón se suman los candidatos independientes.

Entonces, se difumina el voto y creo que eso no es bueno.