Antonio González Vázquez

Del inicio de la administración capitalina que encabeza Xavier Nava Palacios, al cierre de julio pasado, en la ciudad han sido denunciados ocho mil 82 robos, según estadísticas de Semáforo Delictivo.

Esa cantidad se refiere solamente a vehículos, casa-habitación y negocios. Por su metodología, Semáforo Delictivo lleva estadística de esos tres tipos debido al impacto que tiene en el patrimonio de los afectados.

De octubre a diciembre de 2018 se denunciaron mil 273 robos; de enero a diciembre de 2019, cuatro mil 619, y de enero a julio de 2020, dos mil 190.

El mes con mayor número de denuncias por robo en la capital, es agosto de 2019 con 459, mientras que el mes con menor registro, es mayo de 2020 con 258.

De acuerdo con los datos de Semáforo Delictivo, se denuncian en promedio 367 robos en la capital potosina.

Conviene señalar que, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública, en materia de delitos contra el patrimonio, existen 16 modalidades de robo y las que reporta Semáforo Delictivo son solamente tres.

El periodo más crítico en la capital en materia de robo fue el primer trimestre de gobierno municipal, pues en octubre, noviembre y diciembre, se rebasaron los 400 robos por mes.

Para el 2019 la incidencia empezó a descender, de modo que sólo durante agosto y octubre se rebasó la cifra de los 400 robos.

Otro elemento que marca una disminución es la comparativa entre los primeros siete meses de julio y el mismo lapso de 2020: de enero a julio de 2019 se denunciaron dos mil 598 robos y en ese periodo del año en curso, fueron dos mil 190.

Octubre de 2018, que marcó el arranque de la actual administración municipal, registró el mayor número de denuncias por robos a negocio, con 120.

Para casas-habitación, la cifra más elevada de denuncias fue marzo de 2019, con 96, mientras que la cantidad más alta de denuncias por robo de vehículos fue agosto de 2019, con 252.

El robo es la principal actividad delictiva en todo el estado, pero en la capital ha tomado notoriedad en las últimas semanas habida cuenta de que los robos han alcanzado a inquilinos de zonas residenciales y fraccionamientos privados que incluso cuentan con seguridad privada.