JUAREZ-1-articleLarge

México, (7 de abril).- Su profesión de odontólogo no le impidió obtener el prestigio de ser uno de los revolucionarios de la historia de la ciencia forense con la creación de una técnica sin precedentes.

Alejandro Hernández Cárdenas trabaja en el laboratorio de Ciencia Forense de Ciudad Juárez y ha descubierto un método de rehidratación de cadáveres, que permite recuperar características naturales de la condición original de los cuerpos, tal y como si estuvieran vivos.

Su hallazgo puede hacer avanzar a pasos agigantados las posibilidades de la investigación forense; para esto, se vale de un “jacuzzi” con químicos en donde sumerge el cadáver para la rehidratación. Así, el cuerpo puede revelar lesiones y se puede devolver a los órganos internos a casi el mismo estado que antes de la muerte, permitiendo un conocimiento de la historia del cadáver que podría ser de gran utilidad en investigaciones policiales, así como el descubrimiento de casos criminales.

Una de sus más importantes aplicaciones es la de devolver la identidad a aquellos cuerpos que están en avanzado estado de putrefacción, o cuyos signos de reconocimiento han desaparecido por la muerte traumática.

En palabras del doctor Hernández “es muy satisfactorio cuando, gracias a este método, se puede identificar a una persona y entregar su cuerpo a su familia, evitando que sea sepultado como un desconocido y que esa familia continúe en la incertidumbre”.

Para el resto de la comunidad, es un logro más en la ciencia y un orgullo para el país mexicano contar con talentos excepcionales.

Fuente: History Channel.

Leave a Reply