Abelardo Medellín

Ayer en la noche se emitió el oficio número 00223 de la Secretaría de Salud de San Luis Potosí, donde se comunica a los 58 ayuntamientos de la entidad sobre la nueva medida del uso obligatorio del cubrebocas en espacios públicos cerrados y abiertos; sin embargo, hace una semana la alcaldía de la capital informó sobre una medida que hacía obligatorio el uso de cubrebocas para comerciantes, norma que llegó “de forma inoportuna y se quedaron cortas”, de acuerdo con Alberto Narváez Arochi Presidente de Nuestro Centro.

Narváez Arochi consideró que el gran problema de la medida aplicada por el gobierno de Nava Palacios hace siete días, es que no se consideraba a todos los comerciantes que ocupan espacios en la ciudad: “si yo tengo mil gentes y de esas hay 500 que hacen lo que quieren, puedo pensar que el efecto sigue siendo el mismo, no se soluciona nada, lo que se necesitaba es una medida general”, lo anterior en referencia a los comerciantes informales y de la vía pública.

De acuerdo con el presidente de Nuestro Centro, la medida del uso obligatorio de cubrebocas en comercios varios es poco adecuada, ya que desde que inició la reapertura de algunos negocios, quienes los atienden ya usaban cubrebocas, “y no sólo usaban esta medida, tenemos gel antibacterial, señalética de sana distancia, los empleados tienen instrucción de lavarse las manos cada 20 minutos, sabemos que ya se notificó, pero ya lo estábamos haciendo”.

Alberto Narváez comentó que “si tu vas al centro y ves los negocios informales, no cumplen ninguna medida mínima sanitaria […] la misma persona que te da el producto, te sirve la comida y al mismo tiempo te cobra”.

Según Narváez Arochi, la mayoría de los comerciantes ambulantes y de vía pública, no cumplen con los protocolos sanitarios y esto responde a que, en general, dichos comercios informales suelen “sentirse protegidos por cierta impunidad […] si tú haces un recorrido pequeño, se puede notar que no hay medidas sanitarias, todos están pegados en los negocios, no traen mascarilla, los puestos no tienen ni gel ni para lavarse las manos, está contrario al programa”.

Sobre el tema de si se ha visto a personal del Ayuntamiento capitalino o alguna otra entidad en materia de salubridad sancionando a comerciantes informales que no cumplan con las medidas preventivas, dijo que “no he visto absolutamente a ninguno multado”, y ejemplificó que “había un negocio cercano a un jardín a donde llegó la Coepris y le revisaron la bodega, lugar donde del piso al primer producto debe haber 15 centímetros, este negocio los tenía a 13 centímetros, va su multa; este señor enojado le dijo al inspector ‘¿oye y este señor informal de enfrente que vende este producto frente a una alcantarilla y que tiene su producto a ras de suelo?’ la respuesta del inspector fue ‘yo con ellos no me meto’, entonces dime, ¿qué puesto de comida en la calle tiene todas las medidas?”.

Para Alberto Narváez la medida adecuada para cuidar a los comerciantes, compradores y sociedad en general, era la de generalizar el uso de cubrebocas, medida que desde hoy deberá entrar en vigor en todos los municipios potosino, pero que tardó en llegar: “un ejemplo es Japón, tenemos una población similar y la diferencia clave en temas de pandemia es que desde el principio ellos usaban el cubrebocas, todos, no había excepción; y si miras las cifras, aquí estamos rebasando los 50 mil muertos y allá apenas rebasan los mil”.

Narváez Arochi expuso también que las medidas de cierre de negocios al inicio de la crisis sanitaria fueron mal planeadas, ya que se necesitaba de las medidas preventivas como las promueven ahora: “si desde un principio hubieran hecho la medida del cubrebocas, hubiera funcionado, porque eso de que le digas al comerciante que se lo ponga, pero la gente no, eso no cubre el problema”.

El representante actual de Nuestro Centro elogió la medida y comentó que se agradecía a la administración municipal por intentar promover las medidas preventivas entre los comerciantes y las zonas concurridas, pero que eso no exenta a la decisión del Ayuntamiento de haberse quedado “corta”.

COMERCIO MUNICIPAL RESPONDE

Para Gabriel Andrade Córdova, director de Comercio del Ayuntamiento de la capital, la medida de uso obligatorio de cubrebocas no es sólo para comercio establecido, sino para todos aquellos que tengan una actividad comercial en San Luis Potosí: “es a todo aquel que tenga una actividad económica, es decir, mercados, mercados sobre ruedas comercio en la vía pública, todos estuvieron contemplados en este acuerdo de cabildo”.

Respecto a si la dirección tiene pensada alguna sanción para aquellos comerciantes informales o establecidos que no cumplan con el uso del cubrebocas, Andrade Córdova dijo que sí y que las brigadas permanentes de su dirección, en colaboración con la Coepris, son las encargadas de vigilar el cumplimiento de normas tan importantes en materia de salubridad como esta.

“También hay que recordar que en nuestro reglamento tenemos la oportunidad de emitir sanciones o incluso clausuras por medidas de seguridad, es decir, cunado hay un riesgo para la ciudadanía emitimos sanciones, aunque esta medida del cubrebocas es para colaboración y corresponsabilidad para que el comercio y el Ayuntamiento estén del mismo lado”, añadió el director.

Gabriel Andrade aseguró que la prioridad de su dirección no es “sancionar” sino concientizar, sin embargo dijo que desde el inicio de la pandemia y hasta la fecha se han contabilizado 87 clausuras y 132 infracciones por incumplimiento de protocolos: “lo que puedo decir en general, es que estamos dispuestos y pendientes a revisar a comerciantes establecidos y de vía pública que no cumplan con la normativa”.

Por último, agregó que las infracciones emitidas por su dirección son básicamente sanciones económicas que acuerda una jueza calificadora.