4

Ciudad de México, (30 de abril de 2015).- La paquistaní Malala Yousafzai encabeza la lista de menores que a través de su activismo han logrado levantar revuelo en el mundo, muchos de ellos ya se encuentran en la adolescencia.

Malala fue reconocida el año pasado con el Premio Nobel de la Paz, es el personaje más joven en recibir ese reconocimiento, pero antes de que esto sucediera en octubre de 2012, cuando la menor tenía 16 años, recibió un balazo en la cabeza por su activismo en favor de la educación para las niñas.

Esta menor se atrevió a levantar su voz para defender el derecho a la educación, lo que provocó la ira del Talibán, el movimiento radical en Pakistán y Afganistán, después de recuperarse en Reino Unido, la activista retomó su lucha en favor de las niñas.

El balserito

Hace ocho días se cumplieron 15 años de que el balserito cubano Elián González, de entonces seis años, fue recuperado de manos de su tío abuelo, Delfín González, en Miami por agentes federales estadunidenses, para entregárselo a su padre y después enviarlo de regreso a Cuba.

La historia de Elián, quien fue rescatado en las playas de Florida, conmovió al mundo y copó los titulares de los medios por varios meses.

El debate se centró entre los cubanos de Miami y los cubanos de la isla después de que el papá del balserito, Juan Miguel González, reclamara el retorno de su hijo a Cuba. El entonces presidente Fidel Castro no perdió la oportunidad para atacar a EU. Hoy Elián de 21 años estudia Ingeniería Industrial en Matanzas.

Dolor inmigrante

“Mi nombre es Daniela, tengo 11 años de edad y nací en Honduras” , comienza la carta de una niña detenida en el Centro Residencial Familiar de Artesia, Nuevo México, al presidente Barack Obama, en septiembre de 2014, en ella refleja la angustia de cientos de menores inmigrantes que todavía permanecen privados de su libertad mientras se define su situación migratoria.

En la misiva la menor le contaba al Presidente de EU que llevaba dos meses en ese centro de detención, al que ingresó el 10 de julio de 2014 pesando 75 kilos y en el momento que escribió la carta pesaba sólo 59.

Del 1 de octubre de 2013 al 31 de agosto del 2014, cruzaron 66 mil 127 menores sin acompañante por la frontera sur del país, según datos del Departamento de Seguridad Interna en Estados Unidos.

Jersey Vargas, una niña de 11 años hija de inmigrantes mexicanos, conmovió al papa Francisco, en septiembre de 2014, al pedirle que interviniera ante el presidente Obama contra la deportación de su padre en Estados Unidos.

“Le dije que nos ayudara porque es injusto que muchos niños estemos pasando por la misma situación, estamos separados de nuestras familias”, dijo entonces la menor.

Su padre fue arrestado y llevado a una cárcel del estado de Indiana. Y sus súplicas fueron escuchadas, su papá fue transferido de Tennessee a un centro de detención de Luisiana, donde fue liberado; la menor tiene intenciones de dedicarse a la política para evitar que otras personas pasen por ese trago amargo.

Quería  morir

En febrero pasado, la niña chilena Valentina Maureira, de 14 años, fue otro caso que llamó la atención mundial, al solicitar al gobierno de Michelle Bachelet, que se le permitiera recurrir a la eutanasia para ya no seguir sufriendo a causa de la fibrosis quística.

El padre de la menor, Freddy Maureira, envió más de 20 cartas a la Presidenta solicitando una reunión para conversar sobre el tema, asegurando que respetaba y apoyaba la decisión de su hija, que ya perdió a un hermano a causa de la misma enfermedad.

Un mes después, Valentina dijo que había cambiado de opinión, tras escuchar varios testimonios, pero aunque haya cambiado de parecer dejó abierto el debate en Chile sobre la pertinencia de la eutanasia, prohibida en ese país.

Leave a Reply