1181951

Ciudad de México, (25 de marzo).- En todo caso, para Michael Orozco, seleccionado nacional de Estados Unidos, vale más actuar corriendo el riesgo de arrepentirse, que arrepentirse de no haber hecho nada.

Desde ese razonamiento, sostiene que los jugadores que cuentan con doble carta de registro (mexicana y estadunidense), como es su caso y el de varios de sus compañeros, tienen la facultad de elegir de qué lado jugar. Aun si por eso son criticados.

“A varios no se nos dio la oportunidad de hacerlo con México y, por el contrario, Estados Unidos nos recibió con los brazos abiertos”, explica el zaguero del Puebla.

Tanto él como Ventura Alvarado (América), Gregory Garza (Xolos de Tijuana) y William Yarbrough (León) fueron seleccionados por el técnico Jürgen Klinsmann, para los partidos de preparación del equipo de las barras y las estrellas ante Dinamarca (que se juega hoy) y Suiza.

“Ventura, por ejemplo, ha hecho un buen papel con el América. Además fue campeón hace un año. Ojalá que le den la oportunidad de mostrarse, porque es lo que uno más desea”.

“La de Yarbrough es una posición más difícil,  pero tiene con qué salir adelante. Es un gran arquero”, continúa.

A su vez, Orozco argumenta que la mejor garantía que pueden ofrecerle a Klinsmann es el convencimiento.

“Siempre se dicen muchas cosas. Ya sea de (Joe) Corona, (Édgar) Castillo, (José Francisco) Torres y los demás… pero al final la decisión es de uno. Seguiremos aportándole todo lo mejor a nuestros clubes, para seguir siendo seleccionados. Klinsmann nos ha tratado muy bien y estamos a muerte con él.

“Los que decidimos jugar por Estados Unidos, lo hicimos porque estamos convencidos de ser parte de ellos. No tuvimos dudas. Nacimos y crecimos jugando futbol allá, vinimos a México a una aventura, a ser jugadores de la Primera División y lo estamos logrando”, señala.

No obstante, la situación que enfrenta el californiano con el Puebla, último lugar en la tabla de porcentajes, lo tiene intranquilo. Por más que trata de darle vuelta a la hoja, no logra hacerlo completamente.

“No es tan fácil cambiar el chip, asumir la situación que enfrentamos con el Puebla y venir a la selección. El ánimo no es el mejor, pero no hay de otra. Esta es una oportunidad muy buena, porque viene la Copa Oro y hay que estar listos”.

“Estos partidos de preparación debemos jugarlos a tope, ya después habrá que enfrentar de nuevo esa obligación de sacar al Puebla adelante”, concluye.

Así es como Estados Unidos va integrando jugadores de la Liga MX, con doble carta de nacionalidad, como posibilidades hacia el futuro. En el caso de Orozco, el camino va más adelantado respecto a los demás.

Fuente: Excelsior.