1829544

 

Psicólogos de la Universidad de Urbino en Italia, demuestran en un experimento que las personas pueden alucinar e incluso ver monstruos luego de mirar fijamente a los ojos de alguien por 10 minutos.

La Sociedad Británica de Psicología Research Digest, informó que Giovanni Caputo, de la Universidad de Urbino, llevó a cabo el experimento en una habitación con poca luz donde pidió a 20 participantes que se quedaran viendo por 10 minutos a los ojos de cada uno como una especie de “meditación con los ojos abiertos”.

Por parejas, los voluntarios se sentaron uno frente a otro a tres metros de distancia en un ambiente donde la luz fue disminuida intencionalmente con el propósito de alterar la percepción normal del color, a la vez que ayudaba a distinguir los rasgos faciales de manera más sencilla.

A su vez, a otro grupo de 20 participantes se les pidió sentarse en una habitación con el mismo tipo de iluminación, sólo que ahora la dinámica consistió en mirar fijamente hacia una pared en blanco por la misma cantidad de tiempo.

Al finalizar ambos experimentos, los voluntarios tuvieron que responder a un par de cuestionarios acerca de la experiencia: al primer grupo se le preguntó qué fue lo que vieron en las caras de sus compañeros, mientras que al segundo se les cuestionó si experimentaron sensaciones de disasoción o desapego.

Los participantes que trabajaron en pareja dijeron que terminaron sintiéndose diferentes a cuando entraron, pues perdieron conexión con la realidad.

Además, afirmaron que los sonidos parecían más fuertes o más bajos de lo que en realidad eran; que el tiempo se movía lentamente, y que sus mentes simplemente flotaban.

El 90% de este grupo señaló haber visto rasgos faciales deformarse ante sus ojos y una tercera parte de ellos, clamó haber visto monstruos. La mitad afirmó haber visto parte de sus propios rasgos faciales en la cara de su compañero, y el 15% dijo que vieron rasgos de familiares en el otro.

El estudio consideró normal hallar una correlación con los síntomas disociativos y dismórficos, pero la aparición de las caras extrañas, como el hecho de ver monstruos, fue algo inesperado, indicó el portal Daily Mail.

“Hay algo en la mirada fija de los otros que tiene un profundo efecto en la percepción de la gente y los estados mentales. Las apariciones pueden ocurrir en un estado disociativo inducido por la privación sensorial”, recalcó el doctor Caputo en la revista Psychiatry Research.

Este experimento podría apoyar un estudio previo realizado por Caputo en 2010, según informó Scientific American, en el que 50 participantes vieron “ilusiones de caras extrañas” después de pasar un minuto frente a un espejo. Los voluntarios experimentaron sensaciones de “otredad”; algunos vieron rostros de sus antepasado, y otros, de animales.

Fuente: El Universal.

Leave a Reply