unnamed-12

 

Por: Eduardo Delgado.

 

Desde hace más de un mes la miseria económica del Ayuntamiento capitalino mantiene paralizada una flotilla de 27 unidades destinadas al cuidado, mantenimiento y conservación de la denominada “Ciudad de los Jardines”, gobernada por el “alcalde de la excelencia”, Mario García Valdez.

“Es la primera vez”, coincidieron en responder empleados con una antigüedad de 25 años en la Dirección de Parques y Jardines del Ayuntamiento capitalino, a pregunta de si en anteriores administraciones se habría suspendido el riego de áreas verdes por falta de dinero para gasolina y diésel.

Así, la miseria económica del Ayuntamiento se comienza a apreciar en la mutación de las áreas verdes a amarillas, como las de los camellones de la calzada de Guadalupe, en cuyo césped la falta de riego diario ha comenzado a causar estragos.

Este lunes cumplieron cinco semanas estacionadas, en la parte norte de la alameda “Juan Sarabia”, una importante cantidad de unidades de volteo, pipas, grúas y camionetas, porque el Ayuntamiento afronta una severa crisis financiera de liquidez.

Apenas el pasado 13 de agosto personal de la dirección de Parques y Jardines, encabezada por Jaime Alonso Muñiz, a petición de la organización civil “Imágenes Históricas de San Luis”, limpió la pileta de la alameda. A menos de 20 días los peces nadan entre basura.

Tampoco “hay gasolina para encender la bomba, sacar el agua y limpiarla ni para mover una de las pipas para rellenarla con agua limpia”, explicó un empleado que, de paso, reprobó la actitud de los padres de familia que permiten a sus hijos arrojarles todo tipo de comida y basura a los peces.

Trabajadores con unos 25 años de antigüedad en el área de parques y jardines, sostienen que en ninguna de las administraciones municipales que durante un cuarto de siglo han antecedido a la del ex rector Mario García Valdez, ni siquiera la de Victoria Labastida Aguirre, se había paralizado la labor de cuidado, mantenimiento y conservación.

Comentaron que en algunos casos los responsables de las diferentes plazas o jardines compran gasolina para no suspender el corte del césped u otros aprovechan para encomendarles a subalternos el mantenimiento de la maquinaria, como las cortadores de césped.

Leave a Reply