einstein460x276

El día de hoy, te traemos una serie de mitos que están comprobados al 100%. Por alguna extraña razón, estas creencias se popularizaron tanto, que pasaron a formar parte del saber popular, a pesar de ser falsas. Así que ya podrás dormir tranquilo; estos son algunos de los mitos científicos más insólitamente arraigados a lo que creemos saber.

* Los humanos tienen cinco sentidos.

Aristóteles contabilizó cinco sentidos, pero lo cierto es que tenemos entre 9 y 20.

 

* Las neuronas no se regeneran.

Esta antigua creencia se desmintió en los años 90, cuando se probó que el cerebro tiene capacidad de regeneración gracias a la llamada neurogénesis.

 

* El alcohol calienta.

Este mito se deriva de la costumbre de tomar alcohol en regiones muy frías. En realidad el alcohol produce el descenso de la temperatura del cuerpo.

 

Las uñas y el pelo siguen creciendo aún después de la muerte.

Un cadáver no puede producir nuevas células; lo que pasa es que la piel que rodea a las uñas se deshidrata, lo que hace que parezcan más largas, al igual que la piel de la barbilla.

 

* El Nobel de matemáticas no existe porque la esposa de Alfred Nobel le fue infiel con un matemático.

Esta fantasiosa historia no es científica, pero sí referida al mundo de la ciencia. Y se pasa por alto porque Nobel nunca tuvo esposa.

 

* Los delfines son los animales más inteligentes.

Comprende los signos como los primates y los loros; su memoria es buena, pero no supera la de los perros. Y la capacidad de reconocerse en el espejo también la tienen otros animales.

 

* El agua conduce la electricidad.

El agua pura es un aislante; son las impurezas, como las sales que suelen estar en el agua, lo que conduce la electricidad.

 

* Los murciélagos son ciegos.

Estos pequeños animales ven casi tan bien como los humanos, pero para su caza nocturna se orientan con ultrasonidos.

 

* Einstein era mal alumno y le costaba trabajo comprender las matemáticas.

Este es otro mito del mundo de la ciencia. Sorpréndete, Albert Einstein empezó a estudiar cálculo 3 años antes de lo que era habitual en la Alemania de la época.

 

Ya estás mejor informado. Nosotros nos despedimos por ahora y tú, ya tienes otro tema para sorprender a los amigos, tu familia o tu pareja.