Leticia Vaca

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Red de Mujeres Periodistas de San Luis reveló que, de una encuesta realizada a mujeres que ejercen alguna labor periodística en la entidad, el 23.1 por ciento sufrió afectaciones en sus condiciones laborales por la pandemia ocasionada por la COVID-19.

De ese 23.1 por ciento, algunas perdieron su empleo, fueron notificadas de cambios como baja en sus salarios, atraso en pagos o pagos por colaboraciones en la modalidad freelance.

El 60 por ciento afirmó no haber recibido ningún tipo de protección proporcionado por sus empresas para realizar su trabajo durante la contingencia; quienes recibieron algún tipo de apoyo sólo recibieron gel antibacterial, cubrebocas y un porcentaje mínimo recibió caretas, pese a que las actividades en lugares con alto riesgo de contagio continuaron.

La encuesta también reveló que un 30.8 por ciento dijo haber sido víctima de contagio, y únicamente el 75 por ciento cuenta con servicio médico como una  prestación. 

“Quienes se contagiaron de COVID-19, mencionaron haber recibido su tratamiento médico en casa; sin embargo, únicamente en el 16 por ciento de los casos, las empresas de medios procuraron el acceso de las periodistas a una prueba para corroborar el contagio. La mayoría tuvo que cubrir los costos de realizarse la prueba o gestionarla por su cuenta”. 

Otro de los problemas que enfrentaron las periodistas durante el confinamiento, fue el no contar con el equipo necesario para realizar su trabajo desde casa, como conexión a Internet, computadora o pago de servicios por parte de las empresas. “Además, con el teletrabajo, reportaron también que se incrementó la carga de trabajo sin que ello implicara un incremento en la percepción salarial (…) el formato de teletrabajo a menudo implica una mayor carga de trabajo, sobre todo cuando se suma con las tareas domésticas”, acotaron.