Astrolabio

Antonio González Vázquez

Como miembro de la Barra Mexicana de Abogados y del Colectivo No Más Derroches, José Mario de la Garza Marroquín ha promovido juicios de amparo contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el proyecto del nuevo aeropuerto de Santa Lucía, pero asegura que no es “anti AMLO”.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto, admitió, no presentó ningún juicio de amparo contra la administración federal. Hasta el momento, suman 147 demandas contra el proyecto de Santa Lucía. Algunas de ellas, promovidas por De La Garza.

Señaló que los juicios de amparo se han “promovido desde la sociedad civil y representa un ejercicio democrático y es además un derecho que está en la ley”.

“Creemos que debe de respetarse la promoción de los amparos que se han presentado y desde el Poder Judicial federal deberían tramitarse como lo marca la ley”.

Añadió que se trata de un ejercicio de pesos y contrapesos, y “no se está actuando de manera ilegal ni en contra del gobierno de la República, más bien se está actuando para ampliar un contexto democrático con la revisión de los actos de la autoridad”.

Aseguró que la promoción de amparos contra el proyecto de la terminal aérea de Santa Lucía no es un boicot al gobierno. “Las acciones del colectivo No Más Derroches tienen sustento en la ley”, indicó.

Sin embargo, se le cuestionó si ese tipo de acciones legales vienen a obstaculizar los proyectos del gobierno de López Obrador, a lo que De la Garza respondió que “los jueces a los que se han presentado las demandas de amparo han considerado que hay elementos suficientes para suspender los actos de la autoridad”.

Se trata, dijo, de determinaciones de los tribunales que han detenido actos de la autoridad en el caso del aeropuerto hasta en tanto el asunto no se resuelva de fondo.

Antes, en el gobierno de Enrique Peña Nieto no se hacía nada desde organismos civiles en contra de un gobierno, ¿por qué ahora sí?, se pregunta a De la Garza Marroquín.

“Yo creo que estamos en una nueva época y el propio presidente (López Obrador) planteó que se construye una nueva manera de ejercitar el poder, en ese mismo debate que él abre y que permite que los ciudadanos ejerzamos nuestros derechos de ciudadanía; en ese sentido, pues estamos participando pues así lo ha pedido”, responde.

Pero, aseguró, “podemos revisar no sólo los actos del presidente sino también los del gobernador, del presidente municipal o de quien sea, pues recurrir al amparo contra un acto de gobierno es un ejercicio de participación de la ciudadanía”.

“La participación de la sociedad tal vez no se presentaba en el gobierno de Peña como ahora sí con López Obrador. También en el sexenio de Peña hubo muchos amparos, pero no eran tan visibles ni mediáticos como son ahora”.

“Yo no soy antilopezobradorista, más bien soy constructor de ciudadanía”, y aunque admitió que no presentó demandas de amparo contra Enrique Peña Nieto y ahora sí con López Obrador, reiteró que “es porque le hemos tomado la palabra”.

A+