Astrolabio

 

Por: Eduardo Delgado.

 

El líder de la Red Diversificadores Sociales, Paul Ibarra Collazo, admitió que es indispensable un acercamiento con el arzobispo de la iglesia católica, Jesús Carlos Cabrero Romero, para evitar una mayor confrontación entre opositores y simpatizantes al matrimonio entre personas del mismo sexo, porque la arquidiócesis potosina “está segmentando a la población”, advirtió.

Expuso que el pasado sábado, durante la movilización de ambos grupos, los policías “pensaban que nosotros íbamos a agredir, porque estaban muy a la defensiva con nosotros. Cuando se dieron cuenta que quienes estaban agrediendo era el equipo contrario cambiaron las cosas”.

“La valla de la policía me resultó muy simbólica para lo que estamos viviendo en el Estado. Las personas que iban al frente gozan de todos sus derechos, la ciudadanía de primera clase, y los que estábamos detrás somos de segunda y de tercera, quienes no gozamos y no tenemos garantizados los derechos”, deploró.

Confió en que después de ver esas imágenes, reproducidas en diversos medios de comunicación, los legisladores constaten “la violencia totalmente homofóbica por parte del Consejo Coordinador Ciudadano y que sus líderes no fueron nada tolerantes”, aseveró al tiempo que refirió que durante el trayecto el abogado del organismo, Felipe Luna, lo empujó.

Al pedirle a Paul Ibarra un mensaje para el Arzobispo, a quien consideró como el líder de los opositores a la unión civil de personas del mismo sexo, dijo: “Mi mensaje es que todas las familias somos familia, valga la expresión, y que las verdaderas familias nos discriminan”.

También, añadió, “que la iglesia se ha caracterizado, según su discurso, de que acoge a todo individuo, de que es todo amor y bondad, y en este caso yo no vi ni el amor ni la bondad.

“Estamos dividiendo, el grupo encabezado por el Arzobispo, la arquidiócesis potosina está segmentando a la población en ciudadanos de primera clase: la grey católica. Y quienes no somos católicos y además somos homosexuales, lesbianas… estamos debajo de ellos”.

  • ¿Sería conveniente la búsqueda de un acercamiento con el líder católico, con la finalidad de evitar confrontaciones?
  • Sí, lo hemos intentando; hace unos meses estuve en un debate con un líder católico y su discurso es que están llenos de amor y le dan vuelta a las cosas. Obviamente el Arzobispo no va a salir al púlpito ni a las calles a manifestarse porque violaría la ley. Lo hace a través de sus seguidores, en este caso del grupo del Consejo Coordinador Ciudadano.
  • ¿Ustedes han buscado un acercamiento?
  • Hemos enviado oficios y no hemos recibido respuesta.
  • ¿Cuándo fue el último?
  • En diciembre del año pasado.
  • ¿Qué le pidieron?
  • Que nos explicara por escrito, no a la opinión pública, por qué está en contra del matrimonio homosexual… por qué nos estaba agrediendo de esa forma y no recibimos respuesta. Le citamos la jurisprudencia de la Suprema Corte y los mandatos constitucionales.

Justificó que el contingente que se movilizó el sábado, a favor de la unión de las parejas del mismo sexo, fue inferior en cantidad al de ocasiones anteriores, porque “la gente estaba temerosa y me lo dijeron: “Paul no sabemos si ir porque tememos que nos vayan a agredir”… y paso”.

Previó a la movilización, a través de redes sociales, “nos agredieron brutalmente, allí sí tuvimos agresiones muy fuertes por parte de estas personas”, abundó.

“Venimos las personas que tuvimos el valor de salir a la calle, del clóset, a manifestar nuestro enojo, hartazgo, de que siga pasando el tiempo y de que el Congreso siga displicente en su trabajo”, censuró.

Leave a Reply

A+