kelcilewis1-e1447279678844

 

Alabama, Estados Unidos (12 de noviembre de 2015).- Un niño de ocho años fue acusado de asesinato en el estado de Alabama, Estados Unidos, por presuntamente matar a golpes a una bebé de un año, cuya madre había dejado a su cuidado para salir de fiesta, informó la policía este miércoles.

El niño habría atacado violentamente a la bebé porque no paraba de llorar.

“En 22 años de trabajo en la policía, este caso es de lejos uno de los más tristes que he encontrado en mi carrera”, dijo a la AFP Sean Edwards, portavoz de la policía de Birminghan, Alabama.

Katerra Lewis, madre de la bebé, fue imputada de homicidio involuntario, por haber dejado a la pequeña Kelci Devine Lewis al cuidado del niño que la mató y de otros mientras ella se iba de fiesta, sin alguna otra supervisión adulta.

baby-beat-by-8-year-old-ala

La investigación de la policía estableció que Lewis y una amiga salieron a una discoteca entre las 23:00 y las 02:00 de la mañana.

Kelci Devine Lewis fue encontrada sin vida un día después, el 11 de octubre, en su cuna. La policía la llevó a un hospital, pero no hubo manera de revivirla.

“El niño de ocho años se puso extremadamente nervioso porque la pequeña de un año no dejaba de llorar”, dijo Edwards. “Entonces la agredió violentamente”. Ante los golpes, la bebé sufrió un severo trauma en la cabeza y extensos daños a órganos internos que le produjeron la muerte”, precisó la policía.

Katerra Lewis fue liberada bajo fianza mientras espera el juicio. No tiene ninguna denuncia previa.

“Este tipo de comportamiento, de irresponsabilidad por parte de un padre es totalmente inaceptable”, dijo Edwards.

Mientras tanto, el niño acusado permanece bajo custodia del Departamento de Recursos Humanos de Alabama, que ha descartado divulgar su nombre.

En Estados Unidos han ocurrido otros casos en los que niños involucrados en las muertes de otros jóvenes enfrentan casos severos; un niño de once años en Tennessee fue acusado el mes pasado de asesinato, luego de disparar y matar a su vecina de 8 años, tras una disputa por un cachorro.

Fuente: CNN Expansión.