Astrolabio

Por Leonel Serrato

El jueves de esta semana asistiremos, quizás no atónitos, pero sí profundamente indignados, a la votación con la que se pretende legalizar un robo gigantesco al patrimonio público de los potosinos, la reautorización del contrato para cambiar las luminarias de la ciudad capital por lámparas de tecnología led, cuando debía ser cancelado.

La modernización no sólo no es mala, vaya que es totalmente positiva y provechosa para nuestra comunidad; lo que no se vale es el robo, el literal saqueo que harán un grupo de júniores con el beneplácito de la autoridad municipal que encabeza el exedil soledense –hoy capitalino– Ricardo Gallardo Juárez, los que por cierto están tan llenos de sí mismos que en un festejo social el sábado departieron alegremente entre los acordes de Matute, posaron sin pudor para las comedidas cámaras y luego subieron a las redes sociales las imágenes, sólo les faltó poner la leyenda de “nos la pelan” como pie de foto.

Esos júniores nos han metido en problemas sociales recientemente por pura vanidad, equivocada ambición –el caso de Uber es el más representativo– y porque parecen no saber cómo se gana el dinero honradamente.

Pero no será enteramente del alcalde y de los júniores la culpa, los que tienen la responsabilidad legal e histórica de rechazar ese latrocinio son los diputados locales, los integrantes del Congreso del Estado.

Son veintisiete personas que usted me ha leído en este espacio –y en Pulso Diario de San Luis los sábados– referirlos como integrantes de una Asamblea de vagos, y no ha faltado quien me indica que me quedo corto, incluso un congresista me dijo que además parecían pandilleros, no lo contradigo, él los conoce mejor.

Dicen que se han vuelto muy centaveros –si acaso no lo eran ya antes de acceder a la curul–, y hay quien afirma que todo lo tasan, no en pesos, sino en dólares; cada voto en comisiones tiene un precio, y desde luego otro mayor en el Pleno; por si no lo ha leído le recomiendo la parte final de un artículo de opinión del maestro Oswaldo Ríos Medrano, relata con una fina ironía el modus operandi http://astrolabio.com.mx/los-indigenas-y-el-indigno/ 

Me cuentan que el aprobar las cuentas públicas les sacó de pobres, los presupuestos les dieron para vivir con holgura el resto de sus días, y el contrato de las lámparas de led les lanza a una vida de magnates. Pagan los alcaldes corruptos, los funcionarios observados, el gobernador Toranzo y su prolongación Carreritas, los de entidades autónomas, empresarios interesados en contratos, incluso los que se candidatean para cualquier puesto que ellos deciden; todos metidos en el aro.

Mi genérico “Asamblea de vagos” puede aplicar para asuntos menores, como el cobrar sin trabajar o el debatir a mentadas de madre, incluso para sus actos de prepotencia y traición a sus partidos, pero ya no puede servir para la autorización de un saqueo como el del contrato con las luminarias de led.

Quiero creer que unos están desinformados, otros se sienten obligados por razones de grupo político, unos más tienen hambre y quieren ordeñar bien la ubre, y si acaso dos o tres son los que sí están metidos hasta el cuello con los facinerosos.

Mire, afirman que aún no deciden su voto Héctor Mendizábal Pérez y Mariano Niño Martínez, que aún pertenecen al Partido Acción Nacional PAN; tampoco Jesús Cardona Mireles postulado y expulsado de Morena; José Belmarez Herrera, sempiterno líder del Partido del Trabajo PT; María Rebeca Terán Guevara y Gerardo Limón Montelongo, ambos del Partido Revolucionario Institucional PRI.

Decididos a apoyar la iniciativa del alcalde perredista seguramente están todos los postulados por el Partido de la Revolución Democrática PRD, y aunque lamentable, poco se les puede decir para que modifiquen el sentido de su voto, ellos ya decidieron sus lealtades; me lastima que el intelecto lúcido de Guadalupe Torres en este caso no se manifieste, porque a las personas inteligentes no se les puede señalar como borregos ni como miedosos, por eso no entiendo su voto a favor del despojo patrimonial a nuestra capital.

Cabilderos entusiastas del negocio son Óscar Bautista Villegas, exlíder campesino, diputado por Rioverde, cercanísimo al exgobernador Fernando Toranzo y lastimoso ejemplo de ruindad política, ¿lo recuerda? Él fue quien amenazó a sus votantes campesinos de vigilarlos vía satélite el día de la votación para asegurarse de que lo harían por él; y Enrique Flores Flores, quizás uno de los que más dolor personal me causan, lo conozco desde niño, se qué no se le inculcó ser un pillo, ni traficar con el dinero del pueblo pobre; pero su ambición le ha perdido irremisiblemente, con un pie fuera de su partido por prácticas contrarias a sus propios estatutos, autoimpuesto líder de la bancada del PAN y señalado como autor de un ataque misógino imperdonable hacia una de sus compañeras diputadas; están determinados a que se apruebe, ¿Cree Usted que aún tenga sentido llamarles para pedirles que rechacen el atraco y voten a favor del pueblo potosino? Vale, yo no lo creo, pero le dejo a Usted sus números de teléfono móvil para que les hable, les escriba algún SMS o les mande un WhatsApp, Bautista 4878750280, Flores 4441655985, hágalo con respeto, después de todo no conocemos sus reales motivos para estar obrando como lo hacen.

Del insondable José Luis Romero Calzada nada diré, es de esos que cuando uno les habla al oído puede escucharse el eco de un inmenso vacío.

Confío en que un atisbo de integridad moverá el voto en contra de Manuel Barrera Guillén, Fernando Chávez Méndez, José Ricardo García Melo, Esther Angélica Martínez Cárdenas, Héctor Meraz Rivera, Guillermina Morquecho Pazzi, Lucila Nava Piña, Martha Orta Rodríguez, Josefina Salazar Báez, Gerardo Serrano Gaviño, Xitlalic Sánchez Servín y Óscar Carlos Vera Fábregat; no tengo la certeza de si votarán en contra de endeudarnos, pero sí puedo pensar que para ellos San Luis Potosí aún está encima del miserable acto de agarrar un moche, o la cobardía de sucumbir al miedo.

A los indecisos, Mendizábal Pérez, Niño Martínez, Cardona Mireles, Belmarez Herrera, Terán Guevara y Limón Montelongo, ¿Qué puede uno decirles que realmente les importe?

Terán y Limón no son potosinos de la capital quizás por eso sientan que no tienen compromiso con nosotros… miren doña Rebeca y don Gerardo, somos capaces de aprobarlos como diputados pese a sus 0.8 y -0.8 de calificación, piénsenlo.

A don Pepe Belmarez y a Jesús Cardona sólo les puedo asegurar: eso que dicen que les dieron, más lo que dicen que les ofrecieron, es una baba; si los van a sobornar que les den lo que cobrarán los gargantones, si van a vender la caricia que sea a precio de mercado, no de saldo, porque después de esto nadie los va a poder ver ni en pintura en San Luis; cuando vayan a un restaurante tendrán el pendiente de si no les escupieron la comida, ténganlo en cuenta.

Temario

  • Agende llamar a Héctor Mendizábal y a Mariano Niño, o si se los encuentra en algún lado, sea respetuoso pero firme, dígales que voten en contra, que sean dignos, que sean potosinos y que tengan un mínimo de temor social y familiar, sus números, de Mendizábal 4441926237, y de Marianito 4441247060. No sobra reiterarle que lo haga con respeto, ellos sólo están indecisos.

Leonel Serrato Sánchez

[email protected]

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+