Astrolabio

Samaí-1

 

Puebla, México (25 de febrero de 2016).- El Juzgado Octavo de lo Penal de la ciudad de Puebla dictó ayer auto de formal prisión contra Rafael Portillo Abundis, presunto responsable del asesinato de Samaí Márquez Salgado, quien tenía 25 años de edad y dos meses de embarazo.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado (FGE), Rafael Portillo Abundis está acusado de falsedad de declaraciones, cargo que también enfrenta su hermana al tratar de encubrirlo en un posible feminicidio. En tanto, la carpeta de investigación para responsabilizar a Portillo del asesinato de Samaí, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 20 de febrero en la zona de Valsequillo.

Según la indagatoria, en el teléfono celular de Rafael Portillo se hallaron mensajes en los que acuerda con un amigo el pago de 5 mil pesos para que agrediera físicamente a la mujer, que esperaba un hijo suyo.

En su primera declaración,  Portillo Abundis reconoció que había pagado 5 mil pesos a un amigo, pero que sólo había sido para que le dieran “un susto” a Samaí.

El desacuerdo entre la pareja pudo ser, de acuerdo con el informe, que el embarazo de Samaí pudiera afectar el matrimonio de Rafael Portillo, quien es propietario de un gimnasio donde conoció a la ahora occisa.

Según las primeras indagatorias, Rafael citó a Samaí para darle dinero en apoyo a sus gastos de maternidad y la mató de un disparo en la cabeza.

Ahora se sabe que el presunto homicida pidió a al menos cuatro hombres que secuestraran a la joven el 17 de febrero, justo el día en que él cumplía años y que se encontraba en un festejo familiar.

Ese día, Portillo Abundis se tomó varias fotos del festejo en compañía de su familia y las subió a las redes sociales para que quedara constancia del lugar en el que se encontraba. Sin embargo, el hombre estuvo ausente alrededor de dos horas, en las que presuntamente acudió a donde se encontraba la joven secuestrada.

Claudia Portillo Abundis fue detenida porque en su declaración aseguró que su hermano estuvo con ella todo el tiempo. Además, ocultó que había tenido comunicación telefónica con Samaí.

Ese 17 de febrero, Samaí desapareció tras abordar un taxi. El pasado fin de semana su cuerpo fue localizado con un disparo en la cabeza, en las cercanías de la presa Valsequillo.

En los últimos dos años, seis casos de hombres que no quisieron afrontar su paternidad y mataron a sus novias embarazadas han cimbrado a Puebla.

Gudelia N., Paulina Camargo, Mireya Pérez, Iraís Ortega y Karla López son las otras mujeres que defendieron su decisión de ser madres solteras y por ello perdieron la vida a manos de quienes serían los padres de sus hijos.

Fuente: Sin Embargo.

Leave a Reply

A+