Abelardo Medellín

Luego de que la Fiscalía General del Estado (FGE) realizara las primeras diligencias relacionadas con la localización de las personas privadas de su libertad de un hotel de Matehuala el día de ayer, se obtuvo que en total fueron 39 víctimas, de las cuales 16 son mexicanas y 23 son originarias de Haití, Venezuela y Cuba.

De acuerdo con un comunicado emitido este miércoles, el fiscal general Federico Garza Herrera recordó que este 14 de septiembre, con labores de inteligencia implementadas por parte de Policía de Investigación (PDI) en coordinación con la Guardia Nacional (GN) y la Policía Municipal de Matehuala, se logró la ubicación de los afectados que se encontraban hospedados en el Hotel “Sol y Luna” de donde fueron sacados a la fuerza.

En los hechos ocurridos ayer en el Altiplano, el grupo de mexicanos fue localizado a las afueras de una tienda de conveniencia y horas después fueron rescatados los extranjeros en una comunidad potosina colindante con el municipio de Doctor Arroyo en Nuevo León.

De estos últimos, cinco son mujeres, tres de las cuales son de nacionalidad cubana, una es originaria de Haití y una última de Venezuela, la cual está embarazada, “esta persona en especial tiene ocho meses de gestación, por lo que inmediatamente se comunicó con Cruz Roja y le proporcionaron el apoyo y la contención necesaria por su embarazo”, dijo el fiscal Garza Herrera.

De igual forma, fueron rescatados 15 hombres; siete son de nacionalidad cubana, seis haitiana y dos son venezolanos, además de tres menores de edad.

Garza Herrera comentó que los extranjeros iban de paso por San Luis Potosí con destino a la frontera norte debido a que cuentan con familiares en Estados Unidos.

“Por esta circunstancia, ellos tienen la intención preponderantemente de llegar allá y lograr pasar en miras de construir su sueño americano”, dijo.

Garza Herrera señaló que dentro de las primeras investigaciones, hay una línea sólida que indica que un grupo armado presumiblemente en tres camionetas llegó al hotel y se las llevó en contra de su voluntad con el fin de obtener información privilegiada de los familiares de las víctimas que residen en Estados Unidos para extorsionarlos.

Pese a lo dicho, continúa la investigación por parte del área de inteligencia de la PDI y de la Unidad de Combate al Secuestro (UECS) de la FGE, para poder establecer si de las 16 personas de origen mexicano, incluidos dos trabajadores del hotel, tienen alguna relación o no con los hechos.

 “Para nosotros lo prioritario era localizar a los migrantes con vida y tenderle todo el apoyo necesario para evitar cualquier violación a sus derechos como consecuencia del suceso perpetrado”, puntualizó Federico Garza.

El titular de la FGE señaló, además, que al recibir el informe de este acontecimiento se iniciaron los operativos policiales que se acercaban a los probables responsables, debido a que se contaba con información muy certera, lo que pudo haber a los presuntos intervinientes a dejar en libertad a las víctimas para después huir.

Asimismo, Garza Herrera comentó que se ha mantenido la indagatoria para conocer la situación legal de los extranjeros.

“No hemos podido precisar su estancia en este país. Algunos de ellos, sobre todo los venezolanos que son tres, mencionan que llegaron a Ciudad de México vía área y posteriormente llegaron a San Luis Potosí de forma terrestre, pero no lo han podido precisar; ya se ha notificado a los consulados respectivos para que les brinden todo el apoyo a sus connacionales. Por otro lado, al haber menores, intervino la Procuraduría de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (PPNNA); la Comisión Estatal de Atención de Víctimas ya los apoyan con asesoría jurídica y psicológica, y a través de la UECS estamos en la zona llevando a cabo toda la investigación para dar el paradero de los probables responsables”, afirmó el fiscal.