Por Victoriano Martínez

Si cada uno habla de la feria según le va en ella, que ni siquiera mencione que asistió resulta revelador. Este miércoles, autoridades estatales y municipales se reunieron de manera virtual con María Luisa Albores González, titular de SEMARNAT, y ni el gobierno estatal ni el de la capital presumieron, como suelen hacerlo, el encuentro con la funcionaria federal.

“Desde el diálogo y la coordinación de los 3 niveles de gobierno, avanzamos hacia la declaratoria de #ANP de la Sierra de San Miguelito en #SLP.

“Trabajamos con toda la disposición por el bienestar y el impulso de un medio ambiente sano en el espacio de vida de l@s potosin@s. #SomosMedioAmbiente”, escribió Albores González en su cuenta de Facebook y acompañó imágenes del encuentro a distancia.

En las cuentas de Facebook y Twitter de los gobiernos estatal y de la capital, las personales del gobernador Juan Manuel Carreras López y el alcalde Alfredo Lujambio Cataño, ni a través de sus sitios Web ni comunicados oficiales, esos funcionarios dieron a conocer su participación en la reunión, cual si lo ahí tratado no concordara con sus intenciones expuestas en las últimas semanas.

Una actitud que ha caracterizado tanto a Carreras López como a Lujambio Cataño cuando se trata de la Sierra de San Miguelito: hablar lo menos posible de los avances para su real protección, al mismo tiempo que son muy discretos en buscar que los elementos para abrir la Sierra a la depredación inmobiliaria pasen inadvertidos para quienes están a favor de su protección.

Hace un año, el Ayuntamiento de San Luis Potosí abrió a consulta pública a través del IMPLAN los programas de desarrollo urbano y limitó la recepción de planteamientos a dos horas cada semana. La presión de activistas y colonos del sur de la ciudad los obligó a ampliar la consulta y a recibir las participaciones durante el horario de oficina. Su intento de una consulta inadvertida fracasó.

El pasado 10 de diciembre, el gobierno estatal publicó en el Periódico Oficial del Estado, y sólo ahí, la convocatoria a una Consulta Pública del Programa Estatal de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de San Luis Potosí (PEOTDUSLP). Una actitud que podría describirse así: ¿Quieres guardar un secreto? Publícalo en el Periódico Oficial.

Aunque en la convocatoria se afirma que se podrá acceder a la versión abreviada y la versión completa del proyecto del PEOTDUSLP en las páginas Web de la SEDUVOP y la de Gobierno del Estado, hasta la noche de este miércoles no fue posible localizar esos documentos y sólo en la página del gobierno estatal aparece un aviso sobre el inicio de la elaboración del programa.

La consulta quedó abierta del 10 de diciembre al 8 de febrero, sin contar el periodo vacacional del 17 de diciembre al 3 de enero, y sólo con un horario para recibir planteamientos de 11:00 a 14:00 horas los lunes, miércoles y viernes que sean hábiles, en las oficinas de SEDUVOP, a donde tendrán que acudir los interesados desde todos los rincones del Estado.

Para facilitar la participación, se estableció un solo día para recibir planteamientos en cada una de las regiones del estado en un horario de sólo cuatro horas: el día 12 en San Luis Potosí, el 13 en Matehuala, el 14 en Rioverde y el 15 en Ciudad Valles.

Hasta la tarde de este miércoles se tuvo acceso a un cartel sobre la consulta para el PEOTDUSLP. Para quien pudo estar interesado en las zonas centro y altiplano ya perdieron su oportunidad de las cuatro horas para participar, y ahora tendrán que acudir a las oficinas de SEDUVOP en los horarios restringidos y antes del 8 de febrero.

Una consulta perfectamente organizada en plan te consulto pero no participes.

En la parte superior del cartel aparece el logotipo de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Territorial y Urbano (SEDATU) como convocante, lo que alertó a los activistas en defensa de la Sierra de San Miguelito, dado que cuentan con información vía transparencia en el sentido de que esa dependencia no participa, por lo que iniciaron consultas para confirmarlo.

Una convocatoria casi secreta que incumple sus propias bases de difusión con la dudosa inclusión del logotipo de la SEDATU, mientras se desarrollan los conflictos en el Cabildo capitalino que han impedido que se autoricen modificaciones al uso de suelo en la Sierra de San Miguelito, da cuenta de un proceso simulado para dotar a los programas municipales del faltante sustento estatal.

(Conflicto en el Cabildo que aún sigue con la intención de aprobar los programas de desarrollo urbano a modo de los depredadores inmobiliarios, según da cuenta la denuncia de la regidora Karina Benavides en Twitter, en la que la quieren destituir de la Comisión de Alumbrado y Obras Públicas, como la semana pasada lo hicieron con su compañera de la Comisión de Gobernación)

Si ante tales maniobras, después de haber participado en la reunión con la titular de SEMARNAT para avanzar en la protección de la Sierra no encontraron nada que presumir del encuentro es porque seguramente no hubo nada que pudiera alentar sus intenciones por dejar de lado la consigna del presidente Andrés Manuel López Obrador: La Sierra de San Miguelito no se toca.