Abelardo Medellín

Un magistrado no debería ser ratificado si tiene procedimientos administrativos, denuncias o juicios políticos en su contra, como el caso de Juan Paulo Almazán Cué, ex presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, dijo en entrevista el presidente del Partido Acción Nacional en San Luis Potosí, Juan Francisco Aguilar Hernández.

Asimismo, dijo que la “oxigenación” y cambio de magistrados que se puede dar al interior del Poder Judicial, sería positiva para el estado: “ya sea con uno, con dos, con la mitad o con todos, poder oxigenar este ente sería importante, dados los retos importantes que vienen para este poder”.

De acuerdo con Aguilar Hernández, una magistratura renovada sería importante en vista de las reformas en materia de trabajo y juicios orales: “¿qué mejor sería para el Poder Judicial que una mirada joven y los perfiles preparados con esta nueva realidad?”.

Sobre el tema de qué magistrados deberían ser ratificados y cuáles no, Juan Francisco Aguilar erfirió que “ha sido del dominio público el tema del magistrado Juan Paulo Almazán Cué, pero se le dará el beneficio de la duda y se verá el tema de cómo resolvió como jurista los temas de su competencia”.

A pesar de que el presidente del PAN dijo que lo importante es comprobar que el magistrado Almazán Cué no tenga señalamientos de corrupción y nepotismo en su contra, vale la pena recordar que, por estas mismas condiciones, integrantes del Poder Judicial interpusieron en 2019 un juicio político contra Juan Paula Almazán, que contaba con alrededor de 50 pruebas documentales, testimoniales y algunas inspecciones que prueban sus acusaciones.

“El llamado de Acción Nacional […] es que se haga un estudio minucioso de los expedientes que va a mandar el Ejecutivo del estado para ver qué magistrado se ratifica y cuál no debería ratificarse”, concluyó.