Por Victoriano Martínez

Con un cambio considerado tan radical en quienes encabezan la administración pública municipal en la capital del estado, ni todo puede ser totalmente bueno, ni todo totalmente malo, pero una cosa es inevitable: cada quien hace su propio balance para terminar viendo el vaso medio lleno o medio vacío.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada trimestralmente por el INEGI desde 2016, representa una metodología cuyos resultados sobre la percepción de la seguridad y la eficiencia de las autoridades, así como los problemas que aquejan a las ciudades, son sin duda comparables.

Se trata de datos que permiten comparar la percepción ciudadanía sobre el desempeño de la gestión de Ricardo Gallardo Juárez y el de Xavier Nava Palacios con parámetros respaldados por la misma metodología del INEGI si se toman dos momentos: cómo la dejó Gallardo Juárez (septiembre de 2018), y cómo ha cambiado con Nava Palacios en un año (septiembre de 2019).

Aunque el porcentaje de potosinos que se sienten inseguros aún es muy alto y está por encima de la media nacional, un hecho es que bajó de 88.4 a 80.1 por ciento, es decir, casi uno de cada diez potosino dejó de sentirse inseguro.

No obstante, se trata de una mejoría en la percepción de seguridad que no puede ser atribuida a que la ciudadanía perciba mayor eficiencia en la autoridad: hace un año el 77 por ciento consideraba a la autoridad municipal “poco o nada efectiva”, ahora ese porcentaje aumentó a 79.9 por ciento.

En cuanto a la calificarlos como “algo o muy efectivos”, el 22.2 por ciento consideraba en esa categoría a Gallardo Juárez en el último mes de su administración y, ahora, en el mes 12 de la administración de Nava Palacios ese porcentaje es del 19.4 por ciento.

El INEGI enlista 14 problemáticas que se enfrentan en las ciudades con el porcentaje de la ciudadanía que los menciona en su encuesta: el de los baches en calles y avenidas y el de la Delincuencia (robos, extorsiones, secuestros, fraudes, etc.) siguen siendo, a un año del cambio de administración, los problemas que más le preocupan a los potosinos.

Con relación a esos dos problemas hay una ligera reducción en el porcentaje de potosinos que los consideran los más importantes.

No hay que perder de vista que se trata de la percepción ciudadana de acuerdo a la encuesta trimestral que aplica el INEGI y, como tales, cada quien puede hacer su propia interpretación.

Con el fin de presentar el panorama completo sobre la variación en la forma en que los potosinos percibían los problemas de la ciudad hace un año y ahora, se presenta la siguiente tabla en la que es posible apreciar que disminuyó la preocupación de los potosinos por 7 problemáticas y aumentó en otras siete.