Astrolabio

Xochiquetzal Rangel

“Estuvimos coordinando y trabajando en el estadio en todo momento (…) en el partido y antes de ese partido”, comentó el comisario Edgar Jiménez Arcadia, titular de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, respecto al operativo que se ejecutó en el estadio Alfonso Lastras durante el partido entre el Atlético de San Luis y los Gallos del Querétaro.

Señaló que durante los incidentes en los que las porras de los equipos de futbol comenzaron una riña dentro del estadio, derivada de objetos lanzados por aficionados del Querétaro a los del Atlético, participaron 200 elementos de la Policía Municipal, incluyendo al comisario.

Asimismo, explicó que su presencia dentro del estadio se debió a que se encontraba dirigiendo a los oficiales: “no se trata de que los elementos resguarden al director, es parte del protocolo (…)  estuvimos en todo momento atendiendo lo que se tenía que atender, el resto de los elementos estaban haciendo las vallas con las que estuvimos defendiendo”.

Explicó que en cuanto la porra del Querétaro comenzó a aventar objetos, los policías desalojaron el área detrás donde estaba sucediendo el conato, se controló, y acto seguido ingresaron más policías en la parte baja.

Después, cuando se dio el enfrentamiento, en primera instancia se intentó controlar a los aficionados del Querétaro, se encapsularon, y posteriormente se intentó controlar a la porra del San Luis, que salió de sus áreas para llegar al punto donde se estaba suscitando el conflicto.

Justificó el tiempo de duración del pleito, que duró más de 20 minutos dentro del estadio, argumentando que en un principio el operativo se había planeado para que saliera el personal y contener la porra.

Por su parte, el titular de la Policía Vial, Filemón Juárez Santana, indicó que solamente les reportaron un incidente de un atropellado entre Rosedal y Circonia, sin embargo al llegar no encontraron a la persona; así como que el operativo al exterior habría funcionado ya que al iniciar el altercado ellos se dedicaron a cerrar las vías al estadio, para controlar los accesos.

A+