Astrolabio

Xochiquetzal Rangel

Durante la mañana de este martes 22 de octubre, representantes de la comunidad LGBTTI en San Luis Potosí acudieron a la Unidad Administrativa Municipal para manifestarse por la presunta violación a sus derechos humanos durante un operativo el sábado pasado, en el que inspectores del Ayuntamiento capitalino interrumpieron la coronación de la reina gay en el antro Greko Latinos.

Salvador Márquez Ochoa, representante de antreros, narró que el sábado pasado los inspectores de Comercio arribaron, en vehículos oficiales del Ayuntamiento capitalino, al centro nocturno ubicado en avenida Venustiano Carranza y, sin identificarse o con orden de clausura, ingresaron al establecimiento antes de la hora estipulada de cierre, interrumpiendo el evento de coronación de la reina gay.

Asimismo, denunció que al ingresar los clientes que acudieron al evento, los inspectores y policías armados comenzaron a pedirles identificación, pero como la mayoría se trataba de personas transgénero, se les pidió quitarse pelucas, accesorios y maquillaje con el fin de identificarlos con la fotografía que se encontraba en su INE.

“Exigimos nuestros derechos, que se respeten nuestros derechos, no puedes exigirle el INE a una persona trans, no es un delincuente, está como cliente en un evento, se suspendió el evento, no se coronó a la persona porque los sacaron antes del horario estipulado”, puntualizó.

Explicó que en el transcurso de ayer acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para interponer nueve quejas por violación a sus derechos humanos, así como quejas ante la Comisión Estatal de Atención a Víctimas.

Sin embargo, agregó que en el caso del diálogo que mantuvieron con el director de Comercio, Gabriel Andrade Córdova, y Rocío Zavala, titular de la Unidad de Gestión del Centro Histórico, ninguno de los dos asumió la titularidad del operativo, sino que se “pasaron la bolita” deslindándose del asunto argumentando que sus inspectores no participaron en tal  operativo, pese a que una mujer se identificó como Claudia Díaz, inspectora comisionada de la Unidad de Gestión del Centro Histórico.

“Los antreros no pueden estar con ese miedo, si en verdad son del Municipio ¿qué tipo de operativo es? porque también llegan con policías armados pretendiendo intimidar a la clientela y espantar a los mismos”, reclamó.

Después de una hora y media de manifestación, se estableció una mesa de diálogo con Sebastián Pérez García, secretario general del Ayuntamiento, quien se comprometió a parar el hostigamiento a antretos y bares, por lo que a partir de ahora el director de Comercio trabajará en conjunto con este sector, ya no con Rocío Zavala, a quien siguen sin reconocer y piden su destitución.

Finalmente, Márquez Ochoa indicó que dejarán que las quejas ya interpuestas sigan su curso, ya que no pueden permitir que se sigan vulnerando los derechos humanos de la comunidad LGBTTI y de los anteros.

A+