Carlos Rubio

Este lunes 1 de junio al medio día las calles del Centro Histórico de San Luis Potosí lucieron repletas de gente que salió de sus casas ante el fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia, pese a que el semáforo de la “nueva normalidad” se encuentra en rojo, marcando alerta sanitaria y únicamente pueden continuar realizándose las actividades esenciales.

De paseo y comprando ropa y zapatos, son las actividades que los potosinos entrevistados por Astrolabio Diario Digital salieron a realizar a las calles, en plena pandemia, cuando el estado alcanza una cifra de 947 contagios y 58 muertes, según el último informe de la Secretaria de Salud del Estado. 

“Pues queríamos ya ir a las tiendas a comprarnos ropa. No podíamos porque estaban cerradas, pero de todas formas nos estamos cuidando porque traemos cubrebocas y el gel antibacterial”, fue lo que mencionó Claudia, una madre de familia que salía de una tienda de ropa junto a sus dos hijos. 

Una pareja de jóvenes de no más de 20 años de edad que estaban sentados en una banca de la Plaza de Armas mencionaron que “nos veíamos siempre en nuestras casas, nada más que no nos veníamos para acá porque nos daba miedo que nos corrieran”. Además, aseveraron en que no creen en el virus, ya que “no conocemos a nadie que se haya enfermado”. 

Se puede notar con facilidad que la afluencia vehicular ha aumentado en gran medida. Las calles que habían sido cerradas en el primer cuadro de la ciudad ya fueron abiertas y el tráfico comienza a hacerse presente, después de meses de percibir las calles vacías. 

Una mujer dueña de un pequeño negocio de regalos localizado a un costado del Mercado Hidalgo comentó que acaba de abrir este día, después de más de un mes de mantener cerrada su tienda, y la razón por la que decidió hacerlo fue que sostiene una familia de tres niños, a los cuales había mantenido porque comenzó a vender comida, pero los gastos eran bastantes y ya no podían aguantar más. 

Otra vez las bancas de Plaza de Armas están repletas, las tiendas de la calle Hidalgo volvieron a abrir sus puertas y las personas pasean de un lado a otro mientras el número de contagios por día en el estado aumentan en gran medida. 

Don Francisco, un hombre que paseaba sobre la calle Zaragoza, comentó para este medio que él sólo salía a la calle cuando era necesario, pero se sintió confundido con las indicaciones de la Secretaría de Salud a nivel federal, pues entendió que a partir de hoy, podía salir a la calle sin problema, “y como vi que ya todos se salieron, pues por eso ando aquí”. 

Pese a que la mayoría de las personas traen puesto un cubre bocas, es evidente que ha desaparecido totalmente la Sana Distancia. El semáforo de riesgo indica que aún no es posible salir a los espacios públicos abiertos o cerrados, y menos si se trata de personas vulnerables a complicaciones por contagio, sin embargo la realidad es otra, los potosinos han visto luz verde en el rojo.