Xavier Nava Palacios, alcalde de San Luis Potosí / Foto de archivo

Xochiquetzal Rangel

Tras los dos feminicidios registrados al norte de la capital potosina el domingo 18 y el lunes 19 de agosto, el edil capitalino, Xavier Nava Palacios, comentó que le preocupa la situación que se está viviendo en el municipio, debido a que San Luis Potosí se encuentra en el foco rojo a nivel nacional en inseguridad y feminicidios.

Sin embargo, subrayó que desde el Ayuntamiento se ha realizado todo lo que compete para bajar los índices de violencia y feminicidios en el municipio.

Explicó que se ha trabajado en cuanto a proximidad social, prevención de la violencia contra la mujer a través de la Dirección de Educación, el DIF municipal y la Dirección de Seguridad Pública Municipal, destacando que esta última área recibirá nuevos vehículos para el patrullaje en polígonos de atención prioritaria en cuanto a violencia contra la mujer y hechos delictivos en general.

Por su parte, Edgar Jiménez Arcadia, comandante de la DGSPM, reconoció que aunque los elementos de Seguridad Pública han atendido los llamados de auxilio por violencia familiar que son canalizados desde el 911 y realiza recorridos diarios en zonas de atención prioritaria, hace falta mayor atención por parte de los agentes, es decir que se pueda acceder a más puntos de la capital y no que sólo haya un elemento por colonia patrullando.

Al respecto, la coordinadora municipal de Derechos Humanos, Olga Liliana Palacios Pérez, expresó que a través de el comité municipal creado para la atención y erradicación de la violencia contra la mujer, se buscará que el Municipio tenga una partida especial para la atención de la  Alerta de Violencia de Género, por lo que para 2020 se perfilará un presupuesto para este tema, así como la creación de una política pública para atender el problema de incrementos de casos de feminicidio y violencia.

“Yo creo que es importante señalar, lo que se celebrará (dentro del comité) es que haya una aplicación constante, que se ejecuten acciones constantes, pero sobre todo de medición de impacto; de nada nos va a servir que haya palomita en ‘ya, sí hice mi chamba’, sino más bien cómo lo vamos a ver con las mujeres de afuera, de cómo nos vamos a sentir seguras”, finalizó.