Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Si de presumir logros con gallardía se trata, no importa que se malinterpreten documentos o se omita reconocer que el proceso previo del presunto logro sea mérito de quien ha sido blanco de acusaciones oportunas para desviar la atención de casos incómodos: el ex alcalde Mario García Valdez.

Así, el pasado martes el Ayuntamiento de Ricardo Gallardo Juárez emitió un comunicado con los siguientes encabezados: “Ayuntamiento de San Luis Potosí con desempeño financiero adecuado: Fitch Ratings”. “La agencia especializada ratifica calificación “BBB-(mex)” y la perspectiva positiva pasa a estable”.

No obstante, no es lo mismo que de “positiva pasa a estable” a que pase a “positiva desde estable”, como señala el reporte de la calificadora, que textualmente dice: “Fitch Ratings ratificó la calificación de ‘BBB-(mex)’ a la calidad crediticia del municipio de San Luis Potosí, San Luis Potosí y modificó la Perspectiva a Positiva desde Estable”.

Si sube, si baja o se ratifica la calificación no importa, lo importante para la administración gallardista es presumir un aparente logro.

Tampoco importa si de rebote le hace un reconocimiento a la administración anterior, al que no sólo ha omitido sancionar las irregularidades en que incurrió, sino que se ha limitado a ratificar denuncias insuficientes ante la Auditoría Superior del Estado cada que pretende desviar la atención de asuntos propios.

En el tercer párrafo del comunicado, la administración gallardista afirma que la clave para mejorar la ratificada calificación “se fundamenta en el desempeño financiero adecuado observado en el período de análisis 2012 a 2016, con recaudación local eficiente y control del gasto operacional”. Es decir, de los cuatro años calificados, casi tres no son de la actual administración.

Aunque en el encabezado principal del comunicado se afirma que la administración de Gallardo Juárez tiene un “desempeño financiero adecuado”, omite las observaciones que Fitch Rating le hace:

  • “La liquidez es limitada y el pasivo circulante (PC) es elevado. El Municipio hace uso frecuente de cadenas productivas con Bansi; el saldo a 2016 fue de MXN138.9 millones (monto contratado MXN150 millones, 180 días con TIIE + 4.5%)”.
  • “Entre los factores que limitan la calificación del Municipio destacan el nivel de liquidez limitada y alto pasivo circulante reflejado en el uso recurrente de cadenas productivas”.

Fitch Ratings aclara en su documentos que las calificaciones fueron solicitadas “por el emisor o en su nombre y, por lo tanto, Fitch ha recibido los honorarios correspondientes por la prestación de sus servicios de calificación”, además de que “la fuente principal de información para la calificación es la información proporcionada por el municipio de San Luis Potosí, San Luis Potosí”.

Tal aclaración resulta relevante, dada la falta de coincidencia entre algunos de los datos citados por el reporte de la calificadora contrastados con los datos que aparecen en los informes financieros presentados por la administración gallardista a la Auditoría Superior del Estado.

Así, mientras Fitch Ratings señala sobre el endeudamiento a largo plazo  que “el saldo al 31 de diciembre de 2016 era de MXN454.8 millones y estaba compuesto por dos créditos: Bansi 14 con saldo de MXN184.9 millones y Bansi 14-2 con saldo de MXN269.9 millones”, en el Estado de Situación Financiera que forma parte del Informe final de Auditoría esos pasivos aparecen con un saldo a la misma fecha por 457 millones 248 mil 962.88 pesos.

Otro dato que no coincide entre los proporcionados a Fitch Ratings y a la ASE por Gallardo Juárez lo representa el pasivo circulante. La calificadora lo menciona con un saldo de 860.3 millones de pesos al 31 de diciembre, en tanto que en el documento del Informe Final de Auditoría se indica que es de 926 millones 561 mil 886.82 pesos a la misma fecha.

Cabe mencionar que en el monto de estos pasivos, ni Fitch Ratings ni en el documento en la ASE, se contabilizan los adeudos del Ayuntamiento con Vigue y por El Realito, además de no incluir los que la propia calificadora menciona en el reporte: “El Municipio enfrenta pasivos contingentes relacionados con laudos laborales y arrendamiento de luminarias”.

De acuerdo al documento de la ASE, Gallardo Juárez enfrenta 471 demandas laborales ante el Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje, de las cuales cuando menos 302 se iniciaron durante su administración.

“El Municipio fue omiso en manifestar en su Cuenta Pública del ejercicio 2016, la cuantificación y registro en cuentas de orden de los juicios laborales, pues la falta de esta información no permitirá la identificación de posibles responsabilidades que puedan, o no, presentarse por estos laudos en el futuro”, observó la ASE.

Además, independientemente de la cancelación del contrato con la empresa Panavi, el Ayuntamiento mantiene adeudos por las luminarias la empresa, a pesar de su incumplimiento, alcanzó a instalar.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+