Astrolabio

Proceso ASE: Al tercer día, entrevistas exhiben aún más a la Auditoría

Proceso ASE: Al tercer día, entrevistas exhiben aún más a la Auditoría

Por Victoriano Martínez

Al concluir este miércoles la primera ronda de entrevistas a los aspirantes a la titularidad de la Auditoría Superior del Estado, se dio una baja voluntaria y los aspirantes exhibieron aún más las fallas e irregularidades en la actuación del organismo fiscalizador durante la gestión de José de Jesús Martínez Loredo.

El primero de los entrevistados en esta tercera jornada, Oscar Omar Niño Rodríguez, expresó que para mejorar la imagen de la ASE se deberá erradicar el vicio de los aviadores y recomendados, dar a conocer resultados y demostrar que se toman verdaderas actitudes de cambio.

Advirtió que una de las causas del descrédito de la ASE ha sido la falta respeto a cada una de sus competencias por parte de los integrantes del Congreso que derivaron en presiones que dejaron de lado los procedimientos. “Si el Congreso respeta su autonomía, la Auditoría Superior del Estado será otra cosa”, dijo.

Más adelante, Niño Rodríguez consideró que fue un error el rechazo de los informes finales de auditoría a las Cuentas Públicas 2016 porque no se cumplieron los requisitos de ley, entre lo que mencionó que no se cumplieron los plazos, así como señalar las causas específicas por las que no se aprobaron los informes.

Mencionó que en los primeros meses de la gestión de José de Jesús Martínez Loredo al frente de la ASE, fue contratado como abogado de la dependencia y resolvió al menos cuatro juicios laborales a favor de la auditoría, pero como el ex auditor no le cumplió el compromiso salarial renunció y tiene abierto un litigio laboral.

Jorge Ovidio Robledo Gómez, el segundo entrevistado del día, señaló que sólo conoció de las irregularidades en la ASE a través de los medios de comunicación, “pero nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”. Advirtió que la ASE no es para descubrir fraudes y estimó que perdería su independencia si hace caso a afirmaciones de presuntas irregularidades para orientar su tarea.

Descartó que como contralor interno de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado incumpla el requisito de no haber manejado recursos públicos en el último año. “Soy fiscalizador, no manejo recursos públicos, los reviso”, dijo.

Al llegar a la tercera entrevista, que correspondía al aspirante Victor Manuel Meraz Castro, el diputado Héctor Mendizábal Pérez, presidente de la Comisión de Vigilancia, leyó un comunicado del candidato en la que renunció a su participación “por razones personales”, y se declaró un receso.

La cuarta entrevista, a Heriberto Zúñiga Sánchez, inició con 27 minutos de retraso, hasta que se volvió a completar el quorum de la sesión de la Comisión de Vigilancia.

Tras señalar que en sus 31 años como servidor público ha vivido en la honrosa medianía juarista y con vocación de servicio, Zúñiga Sánchez propuso que, de ser favorecido con el cargo de auditor, “si en un año no doy resultados satisfactorios, lo dejaré para que se nombre a otra persona”.

Aseguró que él no quiere ni amigos ni recomendados para trabajar en la auditoría, sino personal que cumpla. Consideró que la sindicalización del personal de la ASE representa un un problema ¿, porque “las áreas de auditoría deben ser de confianza”.

Estableció que la ASE no tiene por qué ser un ente preventivo porque para eso existen las contralorías internas de cada ente fiscalizable, por lo que el trabajo de la Auditoría Superior es verificar que los recursos se hayan aplicado correctamente.

En su turno, Ma. del Rocío Torres Armenta aseguró que la renovación de la ASE representa una oportunidad para combatir la corrupción, describió el proceso de auditoría conforme a la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas, y estimó que aunque el presupuesto contemplado para el ejercicio 2017 es ajustado, con voluntad se pueden cumplir con la función de la Auditoría.

Relató su trayectoria dentro de la ASE desde sus inicios, en 2006, cuando le tocó ser encargada del despacho durante la transformación de la Contaduría Mayor de Hacienda en Auditoría Superior del Estado.

Aseguró que no sólo conoce todas las áreas de la ASE, sino que conoce lo que hace cada una de las personas que trabajan en el ente fiscalizador. El diputado Gerardo Limón Montelongo aprovechó para preguntarle que, ante ese hecho, “¿no supo de los actos de corrupción que se han hecho públicos?”.

“Sí me daba cuenta, pero no tenía pruebas como para poder acusar a alguien”, dijo. “José de Jesús Martínez Loredo me vio como una enemiga por mi honestidad, porque sabía que no me prestaría a malos manejos”.

Agregó que durante la gestión de Martínez Loredo, le recomendaba a sus compañeros actuar conforme a las obligaciones legales y no someterse a las irregularidades en las que incurrían sus superiores.

Aseguró que no aceptaría personal recomendado, pero cuando detectara que alguien que llegue con alguna recomendación pudiera tener un buen perfil, lo evaluaría antes de aceptarlo.

Victor Manuel Lomelí Romero, el quinto entrevistado del día, señaló que lo motivó a participar en la selección de auditor por ver a la ASE en el desprestigio y su intención de promover cero tolerancia a la corrupción y cero tolerancia a las malas prácticas en la fiscalización de los recursos públicos.

Se pronunció por una mayor transparencia en la publicación de los resultados de auditoría. Consideró que la actual Ley de Transparencia limita la publicidad de los informes, por lo que promoverá una mayor apertura que se ajuste a la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas del Estado.

El sexto entrevistado, Oscar Alarcón Guerrero, también se dijo motivado por la triste realidad que exhibe la ASE y lamento que se haya contaminado por malas prácticas. Se pronunció por reorganizar a la ASE y contar con un enlace con el Congreso del Estado, porque la Auditoría no puede trabajar sola.

Camerino Hernández Gamboa, el sétimo entrevistado, consideró necesario evitar que la Auditoría Superior del Estado se convierta en un actor político y que se deben redireccionar los esfuerzos a la capacitación de los entes auditados para que se mejore la administración de los recursos.

Cuestionado sobre su paso por la ASE, Hernández Gamboa mencionó los cargos en los que estuvo y aseguró que nunca renunció, simplemente un día le cerraron las puertas de la ASE y se consideró despedido. Aclaró que sí fue liquidado y no tiene conflicto laboral con la Auditoría.

El último entrevistado, José Néstor Garza Castillo, no aceptó atender la entrevista sentado como el resto de los aspirantes y finalmente se colocó de pie, frente a la silla que los demás ocuparon, dentro de la herradura del salón Manuel Gómez Morín.

Propuso la creación de un Consejo Consultivo Ciudadano que se encargue de vigilar la contratación del personal de la ASE, así como que supervise que el trabajo de la Auditoría se ajuste a los requerimientos del interés ciudadano, para poder ganar la confianza de la ciudadanía. Se pronunció además por erradicar el nepotismo dentro de la ASE.

Sobre su participación en 2014, cuando presentó un amparo contra el nombramiento de José de Jesús Martínez Loredo y luego se desistió, aseguró que lo hizo por un razonamiento que lo llevó a concluir que no lograría su objetivo de ser auditor y enfrentaba un desgaste personal en un momento en el que su esposa sería sometida a una operación. “No hubo ninguna razón de otro tipo”, afirmó.

 

A+