Alfredo Lujambio Cataño.

Xochiquetzal Rangel

“Pronto se va a tener que agarrar a estos malandros y o se arrestan o se van de aquí”, dijo el regidor panista Alfredo Lujambio Cataño, respecto a la inseguridad que se ha presentado en la capital potosina y derivado de cuatro asaltos a restaurantes en la ciudad en menos de 10 días.

Durante la semana pasada circularon imágenes en redes sociales e información de asaltos perpetrados en cuestión de minutos a al menos cuatro comercios: Kabuki de la calle arista; El Pozole, cercano a al barrio de Tequis; La Viga, en Himalaya, y el más reciente en Chaires ubicado  en avenida Tatanacho.

Al respecto, Lujambio Cataño consideró que las estrategias de seguridad implementadas por la Dirección de Seguridad Pública Municipal no han fallado, sino los mecanismos de respuesta, mismos que se deberían de reforzar con los restauranteros con el fin de que los establecimientos puedan “estar preparados para responder y acceder a los mecanismos para poder responder con mayor rapidez, si reducimos el tiempo de reporte. Yo tengo que tener ciertas precauciones para prevenir que entren personas que a todas luces tengan aspectos delincuenciales”, sostuvo.

Asimismo, pidió que “no cunda el pánico, como diría el Chapulín”, ya que se están generando acciones con el fin de dar respuesta inmediata a los reportes delictivos, como los grupos o redes de ciudadanos que puedan alertar a las autoridades de forma eficaz.

Por su parte, el presidente municipal de San Luis Potosí, Xavier Nava Palacios, indicó que el Ayuntamiento tuvo diversas reuniones con cámaras de empresarios y con titulares de Seguridad Pública, con el fin de tomar distintas acciones de coordinación para “atender de mejor manera las rutas que ya existen, y de temas de tecnología para vincularnos más con los restauranteros y establecimientos comerciales”.

Asimismo, mencionó que, pese al rezago que dejó su antecesor, estarían accionando trabajos de instalación de iluminación “completito” en Calzada de Guadalupe y otras zonas del Centro para inhibir asaltos a transeúntes, lo que se complementarían con los comités ciudadanos y vecinales para la paz y los botones de pánico que se han ido instalado en zonas como Ciudad Universitaria, además de las cinco patrullas que destinaron para realizar rondines en los alrededores de las facultades de la UASLP y las siete unidades más para zona industrial.