Angélica Campillo 

El regreso a clases presenciales en San Luis Potosí será cuando la entidad se encuentre en semáforo verde, será voluntario y cuando haya inmunidad en el personal educativo, reveló el titular de los Servicios de Salud del Gobierno del Estado, Miguel Ángel Lutzow Steiner.

En rueda de prensa, el funcionario estatal comentó que, de acuerdo con la información que han recibido de la Secretaría de Educación Pública y de las mesas de trabajo donde se han revisado los protocolos y las recomendaciones que ha hecho el gobierno federal para que esto se lleve a cabo con el menor riesgo posible, se deberá de cumplir al menos con tres condiciones para el regreso a clases presenciales y cada comunidad educativa tendrá que irlo definiendo.

Apuntó que la primera condición es que podrá haber regreso a las actividades escolares presenciales únicamente en semáforo verde activo, con toda una serie de detalles como: no habrá grupos completos, habrá restricciones y protocolos sanitarios. Aclaró que si se cambia de color de semáforo a naranja, amarillo o incluso rojo, se suspenderán las clases presenciales.

Señaló que el segundo punto es la vacunación anti COVID-19 del personal educativo, sin embargo, comentó que el hecho de que se hayan inmunizado la semana pasada, no significa que ya tienen las defensas adecuadas, sino que se tiene que esperar por lo menos dos semanas para que cada una de las personas que fue vacunada, desarrolle sus propias defensas y tenga el efecto protector, “recordemos que las últimas personas fueron vacunadas el sábado pasado, así es que habrá que esperar dos semanas al menos, para tener la certeza de que la vacunación ya está haciendo efecto y que estas personas podrán tener una herramienta adicional”.

Explicó que la tercera condición se refiere a que el regreso a clases presenciales será voluntario, “no se va a obligar a ninguna comunidad, a ninguna persona, a ninguna familia, ni a ningún docente a que regrese a clases si no lo expresa de manera voluntaria”.

Finamente, dijo que hay una coordinación muy importante entre las autoridades, los sindicatos y el personal que labora en ellos, en donde coadyuvan diversas instituciones como la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris) y los Servicios de Salud para el retorno seguro a clases presenciales.