Angélica Campillo

El secretario general del Gobierno del Estado, Alejandro Leal Tovías, dijo estar de acuerdo con los señalamientos del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, respecto a endurecer las medidas ante el COVID-19 en algunas entidades, incluido San Luis Potosí, debido a un posible rebrote.

En ese contexto, el funcionario estatal advirtió que todo indica que San Luis Potosí regresará a semáforo naranja a partir del próximo lunes 26 de octubre, ante el aumento de casos y hospitalizaciones de pacientes por coronavirus, “esto nos va a obligar a presionar más, a convencer más a la gente, es un trabajo de todos para poder cortar la cadena de contagios. Creo que tiene razón, es esfuerzo de todos”.

Asimismo, el secretario general mencionó que se está valorando el cierre de los panteones de la entidad potosina durante la celebración del Día de Muertos ante la contingencia sanitaria por COVID-19, “hoy tocamos el tema en la mesa de seguridad, a las dos de la tarde tenemos otra reunión y ahí tomaremos una decisión”.

Se dio a conocer que el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, ya analiza endurecer las medidas sanitarias en los siguientes estados: Coahuila, Durango, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes, Zacatecas, Nuevo León y Chihuahua.

En ese sentido, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que el país presenta signos de rebrote por coronavirus, de acuerdo al índice de positividad y la ocupación hospitalaria, entre otros factores, por ello la importancia de endurecer las medidas de prevención ante la pandemia.

Cabe destacar que, de acuerdo al reporte de este miércoles 21 de octubre en San Luis Potosí se registraron 236 nuevos casos de COVID-19, para un total de 26 mil 167 casos acumulados desde el inicio de la pandemia, así como dos mil 124 defunciones.

En relación a la hospitalización de personas con enfermedades respiratorias, hasta el momento hay 419 pacientes internados: 130 se encuentran estables, 230 graves y hay 59 intubados. De este total, 204 son positivos a COVID-19, 42 son negativos y 173 están pendientes de clasificación.