9

Katmandú, (27 de abril de 2015).- Potentes réplicas del devastador terremoto de magnitud 7.8 del sábado sacudieron a Nepal ayer, causando pánico entre los sobrevivientes de una tragedia que ha dejado más de tres mil muertos, mientras varios países anunciaron el envío de ayuda económica y equipos de rescate.

Las réplicas, una de ellas de magnitud 6.7, se produjeron durante la noche del sábado y en la mañana de ayer, obligando a la gente en la capital nepalí a pasar la noche a la intemperie o en tiendas de campaña.

La electricidad está cortada. Los sistemas de comunicación no funcionan, los hospitales están a reventar y falta sitio para conservar los cadáveres”, declaró la responsable regional de la ONG Oxfam, Helen Szoke.

El terremoto dejó tres mil 200 víctimas mortales y seis mil 237 heridos en Nepal, según el último balance de ayer del Centro Nacional de Operaciones de Emergencia.

Mientras, en India las autoridades estimaban en 67 el total de fallecidos y la televisión estatal china dijo que 18 personas habían muerto en la región del Tíbet. Bangladesh también reportó un fallecido.

Se espera que el balance de víctimas siga creciendo, pues aún hay muchas zonas aisladas por el terremoto, el peor que ha golpeado Nepal en los últimos 80 años.

Las primeras incineraciones en masa, para alejar el riesgo de enfermedades e infecciones, se hicieron ayer en el distrito Pashupatinath de Katmandú.

Las réplicas también provocaron nuevas avalanchas en el campamento base del Everest, según montañista presentes, justo después de que los helicópteros de salvamento evacuaran a los heridos del alud del sábado, que mató al menos a 22 personas.

El Ministerio de Turismo informó de que hay 61 heridos y 217 extraviados.

Envían ayuda

La movilización de la comunidad internacional empezó a sentirse ayer.

India desplegó 13 aviones de transporte militar cargados con comida, mantas y material humanitario. China anunció el envío de 62 socorristas con perros.

Gran Bretaña anunció que aportará 5 millones de libras, Canadá dará cinco millones de dólares y la Unión Europea otros 3 millones de euros.

Dos aviones rusos con equipos de salvamento debían salir de Rusia con dirección a Nepal ayer, según el Ministerio de Situaciones de Emergencia.

Un portavoz del Pentágono dijo que un avión militar estadunidense con suministros y 70 personas llegaría a Katmandú hoy.

Ya esperaban sismo

El terremoto en Nepal fue un desastre que los expertos sabían que ocurriría.

Hace apenas una semana, unos 50 sismólogos e investigadores sociales de todo el mundo llegaron a Katmandú la capital de Nepal a fin de dilucidar cómo preparar a esta ciudad para que hiciera frente a un gran sismo como el que la arrasó en 1934.

“Lo ocurrido física y geológicamente fue exactamente lo que habíamos pensado que sucedería”, dijo James Jackson, jefe del Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Cambridge en Inglaterra.

Sin embargo, no creyó que el temblor de gran escala sucedería tan pronto.

Excélsior

Leave a Reply