4f68a65d67a0bycasadesorjuanainesdelacruz5.JPG

México (14 de abril).- Luego de que especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) consolidaran cerca de 200 huesos que se conservan de Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), sus restos volverán a reposar en el Ex Templo de San Jerónimo.

Josefina Bautista, antropóloga física del INAH explicó que la atención de los restos óseos estuvo apoyada por cuatro jóvenes más y por la restauradora perito Luisa María Mainou, adscrita a la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del Instituto.

Señaló que con base en los restos del cráneo del esqueleto atribuido a Sor Juana, hicieron una aproximación facial a través de dibujos, logrando un acercamiento muy preciso. Su intervención ósea implicó tres semanas y consistió en una limpieza en seco, un proceso de remineralización y consolidación de las piezas óseas, así como la reintegración de algunos fragmentos.

Finalmente, el esqueleto se colocará sobre una base de acrílico en decúbito dorsal (sobre la espalda) con las extremidades extendidas con el extenso rosario que acompañó su cuerpo, para luego colocarlo en un ataúd de caoba. A este rosario, que mostraba un grado de afectación en las cuentas de semilla de palma, también se les hizo un lavado y proceso de restauración.

De esta manera, los restos mortales atribuidos a Sor Juana, una mujer que de acuerdo con los estudios fue de complexión menuda, de no más de 1.58 centímetros y que debió de morir entre los 38 y 48 años, reposarán tal y como la monja jerónima dispuso en su testamento.

 

Fuente: Sinembargo

 

Leave a Reply