Astrolabio

Por Eduardo Delgado

El Secretario de Finanzas de Gobierno del Estado, José Luis Ugalde Montes, retó a sus detractores a decirle las cosas “de frente” e incluso consideró que “puede haber fuego amigo” tras la filtración del audio en el que se le escucha decir: “Le dije al Güero, pero muy pendejo, muy raro, muy ingenuo…”.

“No sé ni de qué momento sea, ahorita puedo decirle hasta de mil cosas, la verdad es que… son varias conversaciones”, respondió el funcionario estatal a la última interrogante de una periodista: “¿Entonces usted no se refería al Gobernador cuando…?

Sostuvo que él siempre ha sido “directo y frontal” y por ende le gustaría que sus enemigos “tuvieran la capacidad de dar la cara y decir: “No estoy de acuerdo con esto que estás haciendo… no acepto este tipo de situaciones”.

En rueda de prensa, Ugalde Montes, quien fungió como Secretario de Fianzas y Administración en el Comité Directivo Estatal del PRI durante la campaña de proselitismo del ahora mandatario estatal, aseveró que el material filtrado fue un “suflé” y “mezcla” de audios, según el resultado del análisis técnico que él mismo ordenó hacer con “un equipo profesional”, pero no reveló la identidad de la empresa o de los autores del estudio.

“En lo personal e institucional tengo un enorme respeto por el señor Gobernador y todos los miembros del gabinete, la clase política y sociedad en general, de manera que por ningún motivo ese suflé, esa mezcla, demuestra ningún tipo de sentimiento ni de intención, más allá de quienes lo elaboraron”, dijo.

A pregunta de quién realizó el estudio, aclaró: “Esto no es oficial. Esto lo hago a partir de que veo una serie de cosas raras; una voz que no es la mía y pido el análisis”.

Refirió que a juicio de los técnicos que examinaron el audio presuntamente editado, éste fue realizado de manera “muy poco profesional y poca seria, con el fin de desestabilizar, fastidiar”.

“La intención de los autores la desconozco”, dijo, pero “evidentemente no es una intención amable” y “no abona a que llevemos un ambiente sano en el Estado”, advirtió.

Interrogado acerca de si tiene enemigos políticos contestó: “Seguramente. En la administración pública siempre hay envidias, resentimientos, hay a quienes no puede uno resolverles sus cosas o quienes no están conformes con que uno haya llegado”.

Eso, justificó, es parte de la actividad pública, pero “yo no me dedico a levantar inventario de enemigos”, acotó.

Más adelante insistió en que el audio fue mezclado porque hay una parte en la que el interlocutor le platicó que no había venido a San Luis Potosí por un problema de salud, luego otra “donde tocamos un tema de la campaña” pero “que no se tocó con esa persona”.

Dijo que lo primero que le llamo la atención del material fue que “ni del señor gobernador ni de nadie tengo ese tipo de expresiones y menos de carácter telefónico”. Además de que “la voz mía en una parte es en vivo y en otra como telefónica”, añadió.

Por lo que de inmediato recurrió a una compañía especializada, extrañado “por los comentarios y el tono denostativo (sic) de algunas frases; me sorprendió que involucraran a una persona, que me da la impresión que allí sí hay espionaje, porque en el caso mío se oyen las voces que no son de llamadas telefónicas”.

Asimismo acudió con el gobernador a enseñárselo, quien lo tomó con madurez e inteligencia, pues “inmediatamente notó, aparte de la intención, la incongruencia en los diálogos”.

Condenó que sus opositores “no sean capaces de pararse enfrente de uno” y “eso es lo único que me indigna, pero si usted me dice que va a cambiar mi forma de trabajar, mi intención de trabajo, por supuesto que no”, enfatizó.

Ugalde Montes no descartó que pudiese tratarse de una cuestión partidista y dijo que “esperaría que fuera la instancia legal correspondiente (la Procuraduría General de Justicia del Estado) quien determine al respecto”.

La voz mía sí es, sí es…entiendo, en la mayoría de los casos, pero hay dos partes…esa en que se señala allí y otra cuando empieza a insultar…el tono de voz baja considerablemente y las voces que están atrás se pierden”, comentó.

Casi para finalizar dijo que no entregó a la Procuraduría el estudio del audio que ordenó realizar, porque “no me gustaría decirles: “Aquí esta lo que yo tengo”. Sino que ellos hagan, por su libre decisión, hasta los alcances que consideren, todas las investigaciones que procedan”.

Remarcó: “Lo que más me preocuparía de esto es la falta de valentía de quienes se esconden en este tipo de mecanismos para denostar. Pero mí relación, tanto personal, como institucional, con el gobernador, no de ahora sino de siempre, ha sido de mutuo respeto”.

“En lo personal de un gran reconocimiento a su capacidad de su desarrollo político profesional, de manera que ni en lo privado ni en lo público me ha pasado un tema de esos por la cabeza, por eso encuentro que encontraron los argumentos muy pobres”, remató.

 

Leave a Reply

A+