Astrolabio

450_1000

 

Ciudad de México (02 de marzo de 2016).- Las películas inspiradas en el futuro son siempre una caja de sorpresas. Los fabricantes intentan poner la carne en el asador para lucir sus últimas inspiraciones y si te hablo de ruedas esféricas seguro que tu mente se aleja hasta I, Robot pero ahora tan solo debería acudir al Salón del Automóvil de Ginebra de este año, donde Goodyear ha puesto sobre la mesa una peculiar idea de neumático basada en que el coche del futuro poco se parecerá al actual. Y si el coche es diferente, quizá el neumático también deba serlo.

¿Por qué elegir una esfera? Porque permite una maniobrabilidad imposible de acometer con la configuración actual de los coches. Con una esfera que no está conectada físicamente con el coche sino basada en la levitación magnética gracias a potentes electroimanes es posible hacer que el coche pueda girar 360 grados sin moverse un centímetro, algo que cambiaría la forma de entender por completo al coche. Y en Goodyear opinan que el coche del futuro, pero muy del futuro, se parecerá a cualquier cosa menos a un coche.

Estas ruedas esféricas también innovan para el proceso de fabricación al emplear una impresora en 3D, una cualidad que les permitiría imprimir bandas de rodadura enfocadas a diferentes países sin incurrir en costosos gastos de distribución. Una impresora en 3D y material específico serían más que suficientes en el futuro porque en la actualidad, los procesos de fabricación de un neumático de calidad son muchísimo más complejos.

El control de las ruedas esféricas es posible gracias a un pequeño ordenador colocado en el interior de los neumáticos y que estaría conectado con la centralita del vehículo. Como es lógico, la conexión sería sin cables y por tanto la transferencia de la información podría ser un problema si la seguridad del sistema se pusiera en entredicho.

¿Es esta la rueda del futuro? Probablemente no del futuro que vayan a ver nuestros ojos porque las tres características de esta novedosa idea no parece que puedan ser aplicadas en los coches de los próximos 50 años. Pero esto es el Salón del Automóvil de Ginebra y los fabricantes tienen que demostrar que su objetivo está puesto en el futuro y en ir aprendiendo de estos experimentos para mejorar sus neumáticos actuales.

Fuente: Hipertextual.

Leave a Reply

A+