Astrolabio

Carlos Rubio

Militantes de Morena irrumpieron en una reunión que estaban llevando a cabo el dirigente estatal del partido, Sergio Serrano Soriano y las exprecandidatas a la gubernatura, Paloma Aguilar Correa y Luz María Lastras Ramírez; los manifestantes les cuestionaron un posible apoyo hacia Mónica Rangel Martínez como candidata.

La reunión se estaba llevando a cabo en las instalaciones de Morena, las cuales se encuentran tomadas ante el descontento de la militancia por la candidatura a la gubernatura de Mónica Rangel; la molestia inició porque tanto Sergio Serrano como las exprecandidatas, lograron ingresar a una de las salas donde se encontraban dialogando.

Segundos después de que los militantes increparon a quienes se encontraban en la sala de reuniones, Luz María Lastras decidió abandonar el lugar.

“No a la imposición” y “liderazgo firme” fueron los primeros gritos lanzados hacia el dirigente estatal de Morena, a quien los inconformes le recriminaron por únicamente tomar posturas, pero no acciones ante la designación de Mónica Rangel y ahora la posible candidatura a la alcaldía por parte de Xavier Nava Palacios.

Sergio Serrano se defendió de las acusaciones comentándoles a los manifestantes que todas las decisiones referentes al proceso interno de elección de candidatos han sido tomadas por la Comisión Nacional de Elecciones, en las que la dirigencia estatal no ha sido escuchada.

En seguida, le cuestionaron a Serrano Soriano por qué estaba llevando a cabo una reunión con dos exprecandidatas y no con todas las mujeres que participaron en el proceso interno y con la militancia. Además, se le preguntó qué temas iban a tratar, a lo que respondió: “Asuntos del funcionamiento del partido (…) Analizar la situación general (refiriéndose a la presentación de Xavier Nava como precandidato a la alcaldía)”.

“Que no te pisoteen Sergio, levanta la voz con firmeza. Tienes que estar cerca de la militancia”, le dijo un militante molesto al dirigente estatal. “Si algo puedes hacer al final de tu administración sería rescatar la dignidad de Morena”, le gritaron segundos después.

Del mismo modo, se le cuestionó a Paloma Aguilar si estaba apoyando a Mónica Rangel como candidata a la gubernatura, a lo que contestó: “No hay apoyo de mi parte a ninguna otra candidata ni a ningún otro candidato, mas que a los perfiles que en este proceso tanto para las presidencias municipales como para las diputaciones locales y federales, que emanen del movimiento, tendrán mi apoyo y mi solidaridad”.

Un militante de Morena saltó en defensa de Comité Ejecutivo Estatal, una vez más, argumentando que las decisiones han sido tomadas por parte del dirigente nacional, Mario Delgado Carrillo, y les recriminó a los militantes el no manifestarse en la Ciudad de México.

“Quienes vienen aquí (a decir) que tienen tomado el partido, yo no creo que sean tan aguerridos, deben ir gritar a otro lado y no aquí. Vayan y griten a donde se debe de gritar”, comentó el molesto militante que formaba parte de la reunión entre la dirigencia estatal y las exprecandidatas.

Finalmente, a la discusión arribó Marcelina Oviedo Oviedo, para intentar calmar a los militantes que conforme pasaba el tiempo, su molestia incrementaba.

“Yo propuse el día de ayer, hagamos un equipo para sumarnos a Francisca. Digan quiénes la acompañamos, no la hemos dejado sola. Yo valoro su lucha”, comentó Marcelina Oviedo.