Celebra detención de dos policías implicados en ataque a sus hermanos

Eduardo Delgado

Marcelino Santiago Margarito, hermano de los potosinos baleados por elementos de la Fuerza Civil el pasado 26 de septiembre en Monterrey, Nuevo León, con un saldo de dos muertos y tres heridos, publicó en su cuenta de Facebook un comentario en el que expresó que con la detención de dos agentes se empieza a hacer justicia a sus consanguíneos y a otro un amigo.

Ello, luego de que el Fiscal General de Justicia de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero, informó este miércoles del cumplimiento de las órdenes de aprehensión giradas por un juez, en contra de los agentes Isaí y César, imputados por homicidio calificado, homicidio calificado en grado de tentativa y abuso de autoridad.

“Gracias a Diosito ya se está empezando a aser justicia ya los detuvieron y ojalá que pasen el resto de su vida ahí adentro (sic)”, escribió en su mensaje publicado anoche. “Se que es el comienzo de todo esto pero me da un Consuelo el saber que ya no le podrán aser daño a nadie más (sic)”, añadió.

A causa de la pandemia, cabe referir, disminuyó la afluencia de turistas en el Sótano de las Golondrinas, localizado en el municipio de Aquismón, San Luis Potosí, donde los hermanos Santiago Margarito trabajaban como guías, y por ende emigraron a Nuevo León y allá consiguieron empleo como obreros de la construcción.

La madrugada del 26 de septiembre, dos semanas después de haber llegado, Gregorio y Claudio Martínez salieron de la finca, en la que pernotaban, a comprar cervezas; en el trayecto al negocio fueron detenidos por efectivos de la Fuerza Civil para practicarles una revisión de rutina.

Sin embargo, los agentes balearon a Gregorio y Claudio, y ambos fallecieron. Enseguida, al escuchar las detonaciones salieron Jaime, Venancio y Felipe, hermanos del primero, de quienes los dos primeros resultaron con heridas de bala de gravedad.