Angélica Campillo

Familiares y amigos de Francisco Javier N., alias Franky, originario del estado de Jalisco, y quien se encuentra privado de su libertad en el Centro de Reinserción Social de La Pila acusado de secuestro exprés agravado y robo de vehículo, se manifestaron en la Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí (FGESLP) para exigir justicia, pues señalan que el joven es inocente.

Con consignas como “¡Queremos justicia!” y “¡Franky es inocente!”, este viernes 6 de noviembre, familiares de Francisco Javier, provenientes de Jalisco, acudieron a manifestarse a las afueras de la FGESLP, ya que refieren que el joven de 29 años es inocente de los delitos que se le imputan en hechos ocurridos en diciembre de 2018.

Se dio a conocer que Francisco Javier N., fue detenido en Tonalá, Jalisco, el 27 de enero de 2020, durante una colaboración entre autoridades de aquel estado, con agentes de la Fiscalía General de San Luis Potosí, tras ser señalado como presunto implicado, en complicidad de otras dos personas, en los delitos de secuestro exprés y robo de vehículo, en agravio de un empresario potosino, en hechos ocurridos el 14 de diciembre del 2018 en la entidad potosina.

Durante la audiencia inicial, la defensa presentó fotografías donde se muestra que el día de los hechos, Francisco Javier estuvo en un festival escolar en Guadalajara, Jalisco sin embargo, las pruebas fueron desechadas por el Juez de Control y fue vinculado a proceso, dictándosele prisión preventiva como medida cautelar.
En el parte de hechos se narra que la víctima fue despojada de su camioneta y luego privada de su libertad el 14 de diciembre del 2018; durante las averiguaciones se integraron declaraciones de tres testigos y, uno de ellos dio el nombre de Francisco Javier como cómplice del atraco. Sus abogados alegan que al ahora imputado lo están confundiendo con otra persona llamada igual, situación que han demostrado con evidencias e incluso explicaron que los rasgos físicos no coinciden con los del sujeto que habría participado en estos delitos.

Los familiares de Franky refirieron que es un ciudadano honorable, tiene esposa y dos niñas pequeñas que son las más afectadas por esta situación, “este caso no puede continuar, no debemos vivir en un estado que por llamarte Juan seas probable delincuente, y más que nada en un delito tan grave. La pena mínima de prisión para este delito es de 59 años, creo que se debe manejar con seriedad porque significa que a una persona la vas a privar de su libertad por toda la vida”.

Acusaron que la FGESLP se ha dedicado a destruir las pruebas de la defensa, cuando su función es demostrar que una persona detenida es culpable, por lo que argumentaron que quienes llevan el caso “deben tener valor civil, dignidad profesional y renunciar al cargo”.

Luego de ser recibidos en la FGESLP, los manifestantes comentaron que acudirán a San Luis Potosí las veces que sean necesarias, hasta que Francisco Javier obtenga su libertad, ya que sostuvieron que hay múltiples inconsistencias en el caso, “estas personas no entienden que lo más importante que estamos buscando es: uno, que una persona que no hizo nada está privada de su libertad y, dos, que la persona que cometió el delito está libre, sigue delinquiendo, se sigue burlado de nosotros como sociedad y a eso ya debemos de ponerle un alto”.

Se reveló que en la próxima audiencia intermedia, se autorizará llevar a cabo, o no, las entrevistas tanto a la víctima como a un testigo, lo cual será clave para que el procedimiento judicial en contra de Francisco Javier se suspenda.

Los familiares del imputado mencionaron que la Fiscalía se comprometió a sobreseer el asunto, una vez que tenga firmadas la declaraciones de la víctima y de un testigo, quienes dicen no haber visto nunca a Francisco Javier N., por lo que quedaría en libertad.