Astrolabio

Abelardo Medellín

Las facturas, contratos y empresas relacionadas con la rehabilitación del Parque Tangamanga I y II, “no los estamos escondiendo, pero son datos que de alguna manera los queremos proteger. No se está haciendo nada que no esté conforme a la ley, todo está visible”, dijo la titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Obras Públicas (Seduvop), Isabel Leticia Vargas Tinajero.

Esto luego de que se le cuestionó por qué su dependencia no ha entregado vía transparencia, ni hecho pública la información referente a los contratos, facturas y listas de proveedores involucrados en la remodelación del Parque Tangamanga I.

Ante los señalamientos, la secretaria confirmó que los datos se han protegido por el Gobierno, pero negó que se hayan emprendido prácticas irregulares.

De igual forma, tras preguntarle sobre el nombre de las empresas relacionadas con las obras, la titular afirmó que se protegen estos nombres debido a que son “datos confidenciales”.

A partir de dicha aseveración, se le pidió a Leticia Vargas que explicara por qué una lista de proveedores sería considerada como “confidencial”, cuando la Ley de Transparencia del Estado especifica, en su artículo 84, que esta información debe ser transparentada, a lo que la titular de la Seduvop respondió:

“Los datos como empresa sí son públicos, lo que luego nos piden que facturas y todo eso, son datos que ya se reservan un poco”.

Al insistir a la secretaria sobre cuáles facturas y contratos debían ser transparentados, Vargas Tinajero se limitó a comentar:

“Si lo piden por medio de transparencia como lo han hecho, se les brinda la información”.

Debido a la respuesta de la secretaria, se le cuestionó por la situación relacionada con la que, en diversos medios, se ha registrado que la dependencia a su cargo se ha negado a entregar documentos relacionados con la contratación de un proveedor y las sumas totales pagadas por las obras en el Tangamanga I, a lo cual Vargas Tinajero indicó que las solicitudes se han contestado en tiempo y forma.

Finalmente, se le preguntó a la secretaria si es que había alguna instrucción superior para proteger estos datos.

“No es una instrucción que tengamos, pero no sé (…). No sé qué contestarte, pero la verdad es que no estamos protegiendo a alguien; si ustedes lo piden por transparencia se les va a dar lo que ustedes nos pidan, nunca nos hemos negado a darles alguna respuesta”.

A+