Astrolabio

Eduardo Delgado

La señalética instalada por el Ayuntamiento en avenida Universidad, frente al Centro de Difusión Cultural “Raúl Gamboa”, con la finalidad de que las y los automovilistas les cedan el paso a las y los peatones, no es útil, según Juan Gabriel Gutiérrez Campos, quien trabaja como lavacoches en ese punto desde hace diez años.

Hace poco más de una semana, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) instaló señales en diversos cruces peatonales en la zona centro, a fin de recobrar el respeto de los conductores a los transeúntes.

Juan Gabriel explicó que pasa más de diez horas diarias en ese sitio y observa que las señales “no sirven de nada porque los automovilistas no las respetan”, salvo que se asigne de manera permanente a un agente de vialidad.

Admitió que algunos automovilistas sí disminuyen la velocidad y les ceden el paso a los viandantes, pero estimó que son muy pocos.

A excepción de los domingos, cuando la afluencia de peatones es mayor porque muchas personas acuden a la iglesia de San José, “aquí nunca hay tránsito y cuando están los agentes se la pasan en el celular”, comentó.

Hay adultos mayores, dijo, con dificultades para caminar a los que se les complica aún más el cruce.

“He visto personas y uno se acomide a auxiliarlos y paro los carros, pero me arriesgo a que me avienten a mí también”, añadió.

Refirió que él cruza para ir a comprar cosas a la tienda y que un día lo aventó un carro, de modo que “la mejor opción es que pongan un agente”.

A+