Astrolabio

María Ruiz

Con dolor e impotencia así recibirá el Día de las Madres, Silvia Castillo Hernández, quien luego de tres años y un mes de lucha en la cual ha reclamado justicia por el homicidio de su hijo Alan Francisco Ibarra Castillo, hoy expuso a las afueras de la Fiscalía General del Estado (FGE) la indolencia de las autoridades y señaló la insensibilidad de un mandatario estatal que se ocupa más por “dar gracia” en sus redes sociales, que por atender las verdaderas demandas de la ciudadanía.

“Yo no necesito una lipo, yo lo que quiero es que se le dé justicia a mi hijo”, fueron las palabras de una madre que hoy denunció ser víctima de hostigamiento, acoso y persecución, no solo de las personas que presuntamente están implicadas en el homicidio de su hijo, sino también de algunas autoridades de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV).

“Es imposible que el gobernador del Estado ofenda de esta manera a las madres víctimas. Esas publicaciones que ha realizado demuestran un completo desinterés por la violencia institucional que atravesamos por los asesinatos de nuestros hijos. No nulifica por completo. ¿Que no sabe que existimos madres que de verdad queremos su apoyo por causas verdaderamente importantes? Y mismas que no están consideradas dentro de su agenda, ni como tema primordial para atender. Qué indolencia, cuánta antipatía”, exclamó.

Aunado a esto, Castillo Hernández enfatizó que existen malas prácticas en el proceso que enfrenta como víctima y como parte ofendida dentro del juicio en contra de la primera persona vinculada a proceso por los delitos de desaparición forzada y falso de testimonio en el caso de su hijo.

En este sentido, mencionó que la defensa de Astrid N. —quien presumiblemente participó en los hechos— lleva a cabo una estrategia en la cual asegura que la joven vinculada es una persona con discapacidad y, por ende, por esta condición podría quedar en su libertad.

“Ella dice ser persona con discapacidad porque le faltan dos dedos, y por ese motivo quieren que el proceso se abrevie y que posiblemente pague su delito fuera de la cárcel. No se vale. Yo padezco una enfermedad cardíaca degenerativa, misma que en cualquier momento puede arrebatarme la vida y ni siquiera la CEEAV, ni la FGE toman en cuenta eso. Le tienen más consideraciones a una asesina, que a mí que soy una madre víctima”, explicó.

Luego de manifestar su malestar e inconformidad, Silvia Castillo se desplomó emocionalmente a las puertas de este organismo de justicia, su llanto se hizo incontenible y en medio de un observador de la CEEAV y personal de la Fiscalía, exigió justicia y verdad por la memoria de Alan Francisco.

“No tengo a mi hijo para celebrar este 10 de mayo, en lo que se siente no tener a tu hijo amado. Saber lo que es que lo hayan asesinado. Saber que regresaré a casa y no estará esperándome con los brazos abiertos. Estoy aquí, para justicia y honrar su memoria. Yo necesito a mi hijo y nadie ha entendido eso, lo mataron”, apuntó.

Tras permanecer una hora afuera de la FGE, Silvia fue atendida y una hora más tarde se dirigió hacia Palacio de Gobierno, para exigirle al gobernador Ricardo Gallardo Cardona no desestime las prioridades y obligaciones que tiene como mandatario.

“Ya basta de que publique tantas tonterías, póngase trabajar a favor de las familias víctimas, a favor de los jóvenes asesinados y que escuche el caso de mi hijo”, señaló.

A+