Por Victoriano Martínez

La aprobación de los programas de desarrollo urbano el pasado viernes por el Cabildo no sólo reflejó una urgencia por definir los espacios urbanizables en la Sierra de San Miguelito, sino que prácticamente tuvo un carácter de banderazo de arranque para que aumentaran las manifestaciones y movilizaciones en contra de la declaratoria de Área Natural Protegida (ANP).

A pesar de que la SEMARNAT publicó el Estudio Previo Justificativo para el Establecimiento del Área Natural Protegida desde el 28 de enero, y abrió un periodo de consulta por 30 días, durante ese lapso sólo que conoció la movilización de activistas ambientales para presentar planteamientos, más no se dio noticia alguna de opositores a la ANP con una intención similar.

Lo único de lo que se tuvo noticia fue de la intención de integrar un frente por parte de nueve núcleos agrarios, no para presentar algún planteamiento, sino para presentar un escrito de rechazo total a la declaratoria, lo cual hicieron el 25 de febrero, tres días antes de concluir la consulta, y con la advertencia de que exigían una respuesta el 5 de marzo o iniciarían actos de resistencia.

Llegó el 5 de marzo, el Cabildo aprobó los programas que abren áreas de la Sierra de San Miguelito a la depredación inmobiliaria, y el frente de comuneros y ejidatarios, encabezado por dirigentes afines a los intereses empresariales en la Sierra, no obtuvo la respuesta que esperaba por parte de la SEMARNAT.

Como si lo logrado por los operadores de los desarrolladores inmobiliarios en las mesas entre el Ayuntamiento y la SEMARNAT, que presuntamente avaló la urbanización de parte de la Sierra, no estuviera suficientemente asegurado, la presión –que ya estaba sembrada– contra el ANP se activó como cuña adicional para afianzar lo alcanzado y, de paso, abrir la posibilidad de extenderse más.

En ese contexto, surge un grupo de ejidatarios de Villa de Arriaga, de Mexquitic y de Escalerillas, identificado con las antorchistas, que argumenta presuntos errores en el Estudio Previo Justificativo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, para oponerse a la declaratoria de ANP, aunque no aclaró si tales señalamientos fueron planteados con participaciones en la consulta.

Al margen de si presentaron o no planteamientos en la consulta, se trata de reclamos que necesariamente tendrán que ser atendidos por la SEMARNAT, en tanto ejercen una presión pública tras la que esa dependencia pudiera estar recibiendo los embates de otro tipo de presiones a favor de la depredación inmobiliaria.

Entre un Cabildo que atiende los intereses de los inmobiliarios y grupos que presionan contra el ANP, este miércoles, de acuerdo con el calendario de la licitación número LO-009000966-E2-2021 para la construcción del primer tramo de la Vía Alterna a la carretera México 57 que dio a conocer Macrina Martínez Pozos, titular de la Junta Estatal de Caminos, el 5 de febrero, se emitirá el fallo.

La determinación del responsable de la obra es un acto que requiere tener listas todas las autorizaciones para poder comenzar la obra, entre ellos el uso de suelo por parte del Ayuntamiento, lo que puede ser la razón de la urgencia de aprobar los programas el viernes pasado y pasarlos a la Secretaria de Desarrollo Urbano, Vivienda y Obras Públicas para el dictamen de congruencia.

Se entiende que el uso de suelo sólo podría ser autorizado con los programas publicados en el Periódico Oficial del Estado, una situación que obligaría a la SEDUVOP a realizar por vía rapidísima el dictamen de congruencia aunque la Ley de Ordenamiento Territorial le dé un plazo de 90 días para emitirlo.

Se supone que al momento del fallo para la asignación de la primera etapa de la Vía Alterna se tendría que contar con todas las autorizaciones para su realización. Se ha dicho que la obra comenzará el próximo 22 de marzo, que podría ser el otro momento en que se debiera presentar, con alguna tolerancia, la autorización de uso de suelo.

Hasta esta madrugada, en el Periódico Oficial del Estado no apareció la publicación de los programas de desarrollo urbano, señal de que el dictamen de congruencia, sobre el que no se ha dado a conocer ninguna información, aún no ha sido concluido… o será presentado a primera hora para publicar los programas más tarde y abrir paso a la autorización requerida por la Vía Alterna.

Si se aumentaron las presiones, es porque el tiempo se les viene encima para garantizar el arranque de la Vía Alterna como obra que no sólo será una carretera para conectar con la Zona Industrial, sino que abrirá camino para desarrollos inmobiliarios depredadores en sus márgenes… especialmente para adentrarse en la Sierra de San Miguelito.

Todo un panorama que indica que la historia que arrancó con la consigna la Sierra de San Miguelito no se toca entra a los capítulos en los que habrá de definirse cuánto sí se va a poder tocar.