Astrolabio

María Ruiz

Silvia Castillo Hernández, madre víctima indirecta del homicidio de su hijo Alan Francisco Ibarra Castillo, realizó un plantón en protesta a las afueras de la Cámara de Diputados de la Ciudad de México para poder entablar diálogo con las y los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos.

Todo ello, para pedirles apoyo y acompañamiento, ya que actualmente enfrenta una situación de acoso y vulneración a sus derechos como víctima de parte de algunos familiares de los tres presuntos implicados en el homicidio de su hijo.

Asimismo, se presentó ante la Secretaría de Gobernación para denunciar la falta de apoyo de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV), al no dar seguimiento a la recomendación 23/2022 realizada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en la cual exhortó para que no se viole su seguridad jurídica, protección y auxilio, así como la falta de reubicación de su domicilio.

Este última, una de las peticiones constantes de esta madre víctima, quien actualmente vive sobre la misma calle de uno de los jóvenes presuntamente cómplice de los hechos que derivaron en el asesinato de Alan Francisco.

“Se ha vuelto una situación insostenible. Sí me han grabado cuando grito en la calle por justicia para mi hijo. Pero yo ya pedí a la CEEAV me cambié de domicilio y no quieren, aunque estoy en mi derecho. Todos los días tengo que soportar el dolor de ver a las familias de los jóvenes que están vinculados , y uno de ellos [Adrián N.] que según está desaparecido. Van y agreden y cuando salgo se hacen las víctimas. No se vale, yo merezco vivir en un lugar donde no me perturben”, declaró.

Fue por ello que Castillo Hernández dejó una denuncia ante la Cámara Baja del Poder Legislativo y de la Secretaría de Gobernación, por las constantes omisiones de la CEEAV y por la situación de hostigamiento recibida por parte directa de las familias de los jóvenes hoy vinculados a proceso.

“Mi lucha es clara. No quiero que salgan libres los cómplices del asesinato de mi hijo. Solo eso. Pueden llamarme loca, pero quemaron a mi hijo hasta calcinarlo y voy a moverme hasta donde sea necesario para poder obtener justicia. Me señalan que de dónde saco dinero, pues prestado, porque la CEEAV no me quiere pagar ni los hoteles ni la atención médica que necesito. Pero ya no me importa, yo solo soy una madre que busca justicia para su hijo”, exclamó.

Actualmente se espera se realice el proceso de desahogo de pruebas durante el juicio oral, en el que se definirá la situación legal de los dos únicos jóvenes vinculados a proceso y detenidos en el Cereso de La Pila. Falta definir la situación legal de Adrián N, quien se encuentra como no localizable y de quien ya se emitió una ficha de búsqueda.

A+