Angélica Campillo 

De acuerdo con los indicadores, San Luis Potosí podría ubicarse en semáforo verde, de riesgo bajo por COVID-19, dentro de las próximas dos semanas, adelantó el titular de los Servicios de Salud del Gobierno del Estado, Miguel Ángel Lutzow Steiner.

En rueda de prensa virtual, el funcionario estatal refirió que son 10 los indicadores que se toman en cuenta para determinar el color del semáforo y en ese sentido comentó que la tendencia que se ha observado en San Luis Potosí es a la baja, por lo que la entidad podría ubicarse en verde, del 10 al 23 de mayo próximo, lo cual se prevé haga oficial la Secretaría de Salud Federal hoy por la noche, “lo hemos revisado a detalle y efectivamente, los indicadores que están bajo nuestra vigilancia nos indican que esta sería la tendencia”.

No obstante, manifestó que la epidemia sigue avanzando e incluso, si se llega a confirmar el semáforo verde para San Luis Potosí, no será una apertura total de actividades, ya que se tienen que seguir algunas restricciones, “el semáforo verde significa que hay riesgo bajo, no significa que no hay riesgo. La epidemia continúa y no debemos perder lo que hemos ganado”.

Si bien, dijo que San Luis Potosí está en una situación muy satisfactoria con baja transmisión, si se compara con los datos que se tenían a finales de enero y a principios de febrero, a nivel mundial hay una tercera ola epidémica que sigue afectando a nivel global y hay dos zonas del mundo que están teniendo un repunte de casos, como la India y varios países de Sudamérica, “es muy importante estar observando lo que está sucediendo a nivel internacional porque eventualmente podría tener repercusiones en nuestro país”.

Recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado como los factores que han acelerado la tercera ola epidémica una disminución de las medidas preventivas, tanto individuales como colectivas, el incremento de la movilidad de las personas, así como la dispersión de las variantes, “vivimos en un mundo conectado y tenemos que seguir manteniendo todas las medidas preventivas, entre ellas el uso del cubrebocas, la sana distancia, evitar lugares cerrados concurridos”.

Lutzow Steiner advirtió que lo peor que puede ocurrir es que la población se confíe, que se olviden las medidas preventivas y que la próxima quincena San Luis Potosí esté otra vez en semáforo amarillo o en semáforo naranja, si es que se confirma hoy por la noche el cambio a verde, “no caigamos en ese error, hemos hecho un gran esfuerzo social durante semanas para mantener esta baja transmisión. No lo echemos a perder si nos confiamos”.