Eduardo Delgado

Sofía Molina es potosina, tiene 11 años y es una de 17 niñas, niños y adolescentes ganadores del premio internacional “Young Eco-Hero 2020”, otorgado por “Action For Nature”, organización cuyo propósito es alentarlos a emprender acciones personales para mejorar su entorno, fomentar el amor y el respeto por la naturaleza.

Cuando Sofía tenía siete años creó una plataforma ambiental para jóvenes, pues consideró que la gente hacía muy poco para proteger el planeta, mientras los niños a menudo tenían grandes ideas y el tiempo para llevarlas a cabo, pero no todos las escuchaban y pocos apoyaban, refiere la reseña de su caso, publicada en la página de internet de la organización.

“Tomar seriamente en cuenta la perspectiva infantil en la toma de decisiones es el presente del futuro”, abandera Sofía, una de las 17 ganadoras del premio internacional otorgado a niñas, niños y jóvenes de Estados Unidos, Kenia, Sudáfrica, Montenegro, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán e India.

Los galardonados presentaron sus trabajos en el evento virtual: “2020 International Eco-Hero Awards Conference”, celebrado el pasado día 12, transmitido desde San Francisco, California, sede de la organización “Action For Nature”.

Sofía desarrolló “Cococu”, programa llamado así por las sílabas iniciales de sus tres acciones principales, COncientizar (concienciar), COnocer (saber) y CUidar (cuidar), con el lema: “¡una causa personal provoca un efecto colectivo!”.

“Ella trabaja para hacer que el mundo escuche a los niños y dé voz a su perspectiva, exigiendo que mejoremos este planeta y por ende la calidad de vida de los niños de hoy y de las generaciones futuras”, se lee en la presentación. 

“Durante los últimos años, Sofía ha organizado a más de 1,000 niños para que participen en una variedad de proyectos de conservación y se conviertan en embajadores de Cococu. Recientemente, pudo asegurar 30,000 acres para la protección voluntaria de los ecosistemas y el uso sostenible de los recursos”, describe.

La niña, refiere, representa a la juventud en el subcomité estatal de San Luis Potosí que trabaja en la Agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 y registró a “Cococu” como una ONG en 2019.

Ello, se explica, para hacer una mayor diferencia en México y en todo el mundo, asegurándose de que se escuche a los niños y se tengan en cuenta sus ideas y acciones para cambiar nuestro presente y mejorar nuestro futuro.

“Estoy segura de que la crisis climática se puede combatir guiando a los niños de una manera sencilla y profesional, y sobre todo dándonos una voz para que a través de un plan creado por nosotros, podamos exigir respeto por la naturaleza”, dice Sofía. “¡Si los niños pueden cumplir nuestros sueños, habrá un mundo mejor!”, finaliza.