Astrolabio

Antonio González Vázquez

Si alguien puede presumir su naturaleza chapulín dentro del Partido Acción Nacional es Sonia Mendoza Díaz. Desde hace más de dos lustros vive del presupuesto público y ahora, va por  tres años más en la nómina.

Del Senado al Congreso del Estado para llegar al año 2021 cobrando dietas pagadas con los impuestos de los mexicanos.

En el 2006, Mendoza Díaz fue diputada local y luego en 2009, fue diputada federal; más tarde, en 2012, llegó al Senado. En 2015 quiso ser gobernadora del estado pero perdió las elecciones con Juan Manuel Carreras.

Para este 2018, irá como número uno en la lista de diputados de representación proporcional del alicaído blanquiazul, de modo que tiene asegurado su futuro económico hasta el 2021.

Esto supondrá quince años continuos de estar dentro del presupuesto.

Antes de acceder a cargos de representación popular, Mendoza Díaz había sido síndico del ayuntamiento de Matehuala y delegada de la Secretaría de la Reforma Agraria.

El salario actual de la senadora es de 164 mil 480 pesos mensuales. La última dieta como diputada federal en 2012 fue de 105 mil pesos mensuales.

Mientras unos cuantos panistas garantizan su futuro político y económico, el partido perece ir en franca picada en un contexto de ruptura interna inocultable.

El primero de julio se conocerá la magnitud del desastre.

A+