Por Victoriano Martínez

Si el alcalde Ricardo Gallardo Juárez ha querido diferenciarse de su antecesor Mario García Valdez, a quien incluso le atribuyó pendejadas, los indicios señalan que sus actos se encaminan realmente a igualarse con su antecesor… en presunciones ficticias.

Aún no cumplía seis meses como alcalde, cuando García Valdez se promovía con una decena de presuntos primeros lugares, desde generador de empleo hasta como Ciudad Digital, sin faltar –por supuesto– el non plus ultra en transparencia.

Hoy, Gallardo Juárez le disputa ese mismo logro a García Valdez. “Ayuntamiento, primer lugar en materia de transparencia”. “De acuerdo a la CEGAIP alcanzó un 98.55 %, cifra sin precedente a nivel municipal”. Así encabeza el Ayuntamiento su comunicado sobre un logro que “opaca” a la administración anterior.

“Aunque el Ayuntamiento de la capital alcanzó muy altas calificaciones por parte de la Comisión Estatal de Garantía de Acceso a la Información Pública –CEGAIP-, la Comisión Municipal en esta materia trabaja para elevar ese 98.55% -porcentaje sin precedente otorgado-, hasta llegar al cumplimiento total de las exigencias en este tema”, comienza el comunicado.

No obstante, el Ayuntamiento de Gallardo Juárez, que inhibe el derecho de acceso a la información pública con cobro de las copias simples a 36 pesos por página, tendrá que explicar además cómo es que superó el 100 por ciento que García Valdez presumió en su primer informe el 30 de septiembre de 2013.

“Alcanzamos ya, según notificación del 27 de septiembre del año en curso, el 100 por ciento de calificación de los indicadores requeridos por la CEGAIP. Felicitaciones a todas las áreas de la administración que lo han hecho posible”, dijo entonces García Valdez.

Tanto García Valdez hace tres años, como Gallardo Juárez ahora, utilizan a la CEGAIP como un mero tapete para presumir logros inexistentes, en intentos tan burdos de aparentar lo que no están dispuestos a ser, que los propios datos que exhiben los desmienten.