Alejandro Rubín de Celis

Cuando los siete precandidatos del PAN a la gubernatura del estado y la dirigencia estatal de ese partido acordaron el jueves 8 de octubre, en las instalaciones del Comité Directivo Estatal del PAN, que mediante la aplicación de una encuesta sólo quedarían tres aspirantes al cargo, Xavier Nava seguramente lanzó un discreto pero natural suspiro porque sus pretensiones de ser el elegido volvieron a resurgir.

Y es que, cuando el sábado 3 de octubre el Consejo Estatal del PAN decidió por mayoría la consulta a su base militante para elegir al candidato, Nava Palacios debió tener claro que sus aspiraciones por la gubernatura estaban casi sepultadas, toda vez que mediante ese método algunos de los precandidatos panistas, militantes con registro ─Nava no es militante panista─ tendrían más posibilidades que él.

Por el hecho de ser alcalde en funciones y llevar dos años prácticamente en campaña mediante una profusa estrategia de propaganda personalizada pagada con recursos públicos ─en franca violación constitucional─, la encuesta le da amplias posibilidades de quedar entre los tres finalistas.

Por supuesto que los cuatro que queden fuera negociarán alguna otra candidatura o puesto para no quedarse a la deriva sin poder seguir viviendo del presupuesto, y uno de ellos es Rolando Hervert que de hecho ya se bajó de la contienda, no se sabe a cambio de qué.

La encuesta que publicó recientemente De las Heras Demotecnia, una empresa con credibilidad suficiente en su ramo ─que incluso ha sido elegida por el INE junto con otras dos encuestadoras para aplicar un ejercicio demoscópico a fin de definir quién será el nuevo dirigente nacional de Morena─ da cuenta de que incluso más electores votarían por el alcalde de la capital que por el ex senador Octavio Pedroza Gaitán, que lleva año y medio haciendo campaña, entre otros espacios a través de San Luis Podemos, una organización política que él mismo creó con fines propagandísticos.

Como es aconsejable, las encuestas deben tomarse con reserva, como una fotografía sólo del momento, pero por ahora la encuesta de referencia muestra que tiene posibilidades de ser el candidato del PAN.

Pero Xavier Nava no sólo tendría que librar el escollo de la competencia interna dentro del PAN contra dos panistas de raigambre que pelearán con uñas y dientes y que están en su cancha ─los juicios políticos en contra del alcalde no prosperarán, de hecho, el Congreso ya rechazó el que presentó Teresa Carrizales en su contra─, sino el de un Ricardo Gallardo Cardona como candidato del Partido Verde o, peor aún, de una coalición entre Morena y el Verde ─aunque resulta muy poco probable pues buena parte del obradorismo, al menos en San Luis Potosí, lo repudia─ junto con el PT; y/o del abanderado que elija por si solo Morena o en coalición con otro u otros partidos que no sean el del tucán.

La encuesta de Demotecnia le da una ventaja, aunque mínima, de uno por ciento al diputado federal sobre Nava Palacios, y no muy lejos de éste aparece el senador por Morena, Primo Dothé Mata que, sin haber hecho la insultante e ilegal propaganda de los dos primeros ─que ya les ha merecido una amonestación del INE─, mantiene una posición razonable. Aún falta un buen trecho por recorrer.

Una fuente cercana al Comité Directivo Estatal del PAN reveló a esta columna que hace unos cuatro meses el Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul mandó hacer una encuesta en la que, de igual manera, Gallardo estaba ligeramente mejor posicionado que Nava, es decir, que las cosas no han cambiado desde entonces.

Con los aspirantes de Morena, el factor López Obrador seguramente jugará un  papel muy importante en la contienda por la gubernatura del estado. Entre los que tienen más posibilidades están Primo Dothé, Juan Ramiro Robledo, Esteban Moctezuma y Gabino Morales; y con pocas posibilidades, Leonel Serrato, Adrián Esper y Antonio Lorca. Hay más pero ni mencionarlos.

De la fuerza política y social que logre mantener el Presidente a nivel nacional de aquí al día de las elecciones dependerán en buena medida las posibilidades de triunfo de quien será el candidato de la 4T en San Luis Potosí. Y Como López Obrador está haciendo todo lo que está políticamente a su alcance por ganar la mayoría de escaños, gubernaturas y alcaldías que se jugarán el año próximo, seguramente el candidato de Morena, en coalición al menos con el PT y quizá con el apoyo de tres nuevos partidos: Encuentro Solidario ─antes Encuentro Social─, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México ─con cabezas visibles y no visibles de dudosa reputación como Elba Esther Gordillo en el segundo caso, y Pedro Haces en el tercero─ es previsible que el candidato de esa alianza estará en condiciones de competirle a Nava y Gallardo e incluso ganarles la competencia.

Así es que, como pintan las cosas por ahora, podría haber tres candidatos fuertes a la gubernatura del estado: el del PAN, partido que podría ir sólo o en coalición ─posiblemente con el PRD y Movimiento Ciudadano─; el de Morena, sólo o en coalición; y el del Verde, sólo o en colación ─podría ir con el PRI y/o con Morena─, de modo que la contienda podría ser muy cerrada.

Desde luego que lo peor que le podría pasar a Morena y su posible coalición es nominar como candidato a Ricardo Gallardo Cardona ─lo cual podría suceder si Mario Delgado queda como dirigente nacional de ese partido­, con quien el ex alcalde de Soledad tiene una importante cercanía política, y si la militancia morenista lo permite─ pues su enorme desprestigio y sus conocidas corruptelas le podría cobrar cara la factura en las urnas.