Memorial del Genocidio en Marsella, Francia, uno de los países que reconocen la matanza.
Memorial del Genocidio en Marsella, Francia, uno de los países que reconocen la matanza.

Bruselas, (16 DE ABRIL 2015).- El Parlamento Europeo “alentó” ayer a Turquía a que “aproveche las conmemoraciones del centenario” de la matanza de los armenios por el Imperio Otomano para “reconocer el genocidio y allanar el camino para una verdadera reconciliación entre los pueblos turco y armenio”.

“Mi propio pueblo cometió genocidios”, recordó el eurodiputado alemán Elmar Brok, evocando “una obligación moral” de reconocer tales crímenes.

“Centenares de miles de armenios hallaron la muerte a manos de los esbirros del Imperio Otomano” entre 1915 y 1917, dijo antes del voto de una resolución en la Eurocámara aprobada por una amplia
mayoría.

“No se puede negar la realidad histórica”, estimó en el debate la vicepresidenta de la Comisión Europea, Kristalina Georgieva, reconociendo “la divergencia de puntos de vista” entre Armenia y Turquía, país candidato a ingresar a la Unión Europea (UE).

El genocidio armenio está reconocido por una veintena de países, incluidos Argentina, Uruguay, Francia, Suiza, Rusia y, desde 1987, el Parlamento Europeo.

Turquía rechaza el término de “genocidio”, aunque reconoce que hubo matanzas y que entre 250 mil y 500 mil armenios murieron en Anatolia entre 1915 y 1917 durante el Imperio Otomano. Los armenios dicen que hubo alrededor de 1.5 millones de
muertos.

El Imperio Otomano fue desmantelado en 1920, dos años después de que se creara un Estado independiente armenio, en mayo de 1918, luego absorbido por la Unión Soviética. El Estado turco moderno fue fundado en 1923 por Mustafa Kemal Atatürk.

Actualmente, unos 3.2 millones de armenios viven en Armenia, y la diáspora se calcula en más de 8 millones de personas, residentes en Estados Unidos, Oriente Medio, Francia, Canadá y América Latina principalmente.

Sin pronunciar la palabra “genocidio”, Georgieva dijo esperar que las conmemoraciones del centenario, el 24 de abril, sean “una ocasión para avanzar hacia la reconciliación, que está en el corazón del proyecto europeo”.

La comisaria reconoció ante los diputados que no todos los integrantes de la Unión Europea comparten el mismo punto de vista con respecto a la masacre de hace un siglo. “Siguen habiendo diferencias… entre los Estados miembros sobre este tema. Como institución es nuestra obligación reflejar unidad”, dijo.

Turquía rechaza votación

El gobierno turco rechazó ayer mismo y por anticipado la votación del Parlamento Europeo.

“Sea cual sea el resultado del voto del Parlamento de la Unión Europea, me entrará por una oreja y me saldrá inmediatamente por la otra, porque Turquía no puede reconocer un pecado o un crimen de este tipo”, declaró el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

El mandatario también tildó el martes de “delirios” las declaraciones del domingo del papa Francisco, que usó la expresión de “genocidio” para describir las matanzas de armenios cometidas en 1915.

De hecho, la resolución del Parlamento hace una referencia explícita a la declaración del Papa y “elogia” el mensaje del Sumo Pontífice hecho en un “espíritu de paz y de reconciliación”.

Erdogan se declaró “consternado” por dichas declaraciones del Papa, y lo exhortó a no repetir ese “error”.

“Si los políticos o los religiosos hacen de historiadores, no vamos a llegar a hablar de la realidad, solo serán delirios”, dijo Erdogan en un discurso ante hombres de negocios en Ankara.

Ankara llamó a consultas a su embajador ante la Santa Sede tras las declaraciones de Francisco.

Ayer, el cardenal uruguayo, Daniel Sturla, dijo en Montevideo que si bien el papa Francisco “ha tenido el coraje” de emplear el término “genocidio armenio”, es algo que “podría traer” consecuencias.

“Lo que siempre preocupa cuando el santo padre habla, sea Francisco u otros papas, es que las represiones se tomen con los más débiles del lugar donde viven”, dijo el también arzobispo de Montevideo.

Fuente: Excélsior