Carlos Rubio

El pasado 25 de noviembre, en el marco del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió revisar el caso de Lía, la menor de edad víctima de abuso sexual en un kínder de Rioverde, en donde podrá dar cuenta de las omisiones en las que estuvieron implicadas las autoridades de San Luis Potosí.

Ana Katiria Suárez, abogada de la familia, explicó que las autoridades en San Luis Potosí omitieron juzgar el caso bajo perspectiva de género, además, no prevaleció el principio de interés superior del menor y tampoco se establecieron violaciones constitucionales al acceso a la justicia de la menor víctima; posterior a su revisión, la Corte emitirá una resolución al respecto.

Han sido años de exigir justicia por parte de Marcela Alemán y Roberto Cuello, padres de Lía, desde un plantón en la Comisión Estatal Ejecutiva de Atención a Víctimas, hasta la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pero finalmente, por unanimidad de votos la Primera Sala de la SCJN presidida por el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá determinó revisar el caso y las omisiones de las que fueron parte todas las instancias institucionales de San Luis Potosí.

Desde agosto de 2019, Astrolabio Diario Digital dio a conocer el caso del abuso sexual hacia la menor, sin embargo sus padres ya llevaban dos años luchando contra la justicia que no se les otorgaba; lograron que una de las tres mujeres señaladas por su hija fuera encarcelada, no obstante un juez resolvió dejarla en libertad tras advertir que no había pruebas suficientes para dictar una sentencia.

“Va mucho más allá de lo que las autoridades de San Luis Potosí pretendieron acreditar, tomaron como base de acción un solo hecho mínimo que no es comparable absolutamente en nada de las atrocidades que vivió su hija y solo por ese hecho lograron detener a una de las que su hija señaló como sus agresoras, al final del juicio la absolvieron”, comentó la abogada.

Ana Katiria Suárez resaltó que hoy los tres integrantes de la familia se encuentran en calidad de desplazados en la Ciudad de México, por diversos atentados de muerte de las que fueron víctimas en San Luis Potosí, como represalias por alzar la voz para exigir justicia.