25

Italia, (14 de Abril).- Cerca 400 personas podrían haber perdido la vida en el naufragio de una barcaza ayer, según Save The Children. La embarcación había partido 24 horas antes desde un puerto de Libia. La denuncia la han hecho los propios supervivientes de la tragedia, unas 150 personas, que fueron rescatadas por la Guardia Costera italiana, y que llegaron esta mañana a un puerto de Calabria, en el sur del país. De confirmarse, se trataría de la peor tragedia en aguas del Mediterráneo desde el naufragio de una embarcación cerca de Lampedusa en el que perdieron la vida más de 300 personas en octubre de 2013.

Y mientras, las autoridades italianas continúan desbordadas por la llegada de inmigrantes irregulares y hoy han lanzado la voz de alarma:Italia necesita al menos 6.500 alojamientos más para dar cabida a los miles de inmigrantes que en las últimas horas -7.000 en sólo cuatro días–, cómplice el buen tiempo y las aguas tranquilas del Mediterráneo, han llegado en distintas embarcaciones hasta las costas italianas. En las próximas horas se celebrará una reunión con todos los responsables locales y regionales, Cruz Roja italiana y Protección Civil, entre otros, para dar respuesta a la emergencia.

Esta pasada madrugada, 1.169 personas llegaron hasta el puerto de Palermo tras ser rescatadas por la Guardia Costera italiana en diversas operaciones en el Canal de Sicilia.

A éstos se suma el centenar de personas, entre ellas ocho mujeres y un menor de edad, que consiguieron llegar a otro puerto de la isla siciliana a bordo de una nave con bandera de Malta, y los casi 700, entre ellos el cadáver de una mujer, que fueron transportados al puerto de Calabria, en el sur del país.

Según las declaraciones de los inmigrantes que viajaban a bordo de esta última barcaza, el cadáver de otro hombre fue lanzado al mar y devorado por los tiburones. En las últimas horas la policía italiana ha detenido al presunto traficante, originario de Guinea, que viajaba a bordo de esta última embarcación rescatada.

“El problema de la inmigración”, ha dicho esta mañana en una entrevista el ministro de Exteriores, Paolo Gentiloni, “tiene que ser resuelto desde la raíz”. “Es un poco poco que una superpotencia económica como la Unión Europea gaste tres millones al mes”, en referencia a la Operación Tritón de la UE que el año pasado sustituyó a la Operación Mare Nostrum. El ministro ha asegurado que la solución al problema de la inmigración está en atacar a las organizaciones de tráfico de personas y “estabilizar Libia”.

Y mientras las autoridades italianas lanzan un SOS para pedir que todas las regiones y provincias del país colaboren activamente para poder acoger a las miles de personas que han llegado en las últimas horas, el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, ha asegurado que su partido “ocupará” los cuarteles militares, hoteles, hostales o pensiones que acojan desinteresadamente a los inmigrantes. “Alfano y Renzi buscan 6.500 camas para los inmigrantes. Pido a los gobernadores, los alcaldes, asesores y consejeros de la Liga que digan que no, con todos los medios, a cada nueva llegada. Como partido estamos listos para ocupar todos los hoteles, hostales, escuelas o cuarteles destinados a los presuntos refugiados”, ha dicho el líder del partido en la oposición. Las fuerzas navales italianas, ha añadido Salvini, “deben defender las fronteras” y “socorrer a quien deba ser socorrido” pero no deberían “dejar desembarcar absolutamente a nadie” en suelo italiano.

Y por si la situación no fuera ya lo bastante tensa, esta mañana un grupo de personas a bordo de una lancha de la Guardia Costera de Libia ha disparado contra la Marina Militar italiana, que custodiaba una de las barcazas que había sido rescatada en las últimas horas, y han robado la embarcación en la que viajaban los inmigrantes, que acababan de ser trasladados a un remolcador italiano. Es el segundo episodio de estas características que se produce en las últimas horas.

Fuente: El Mundo

Leave a Reply