Astrolabio

Antonio González Vázquez

El ex diputado local, Enrique Flores fue vinculado a proceso por un juez, pero en libertad y no en prisión como había solicitado la Fiscalía que lleva el caso de la Ecuación Corrupta.

Den un paso más a la impunidad, se dictó el plazo de seis meses para que la Fiscalía complete la investigación y aporte las pruebas necesarias para acreditar de modo fehaciente la responsabilidad del ex legislador en el presunto delito de cohecho.

Aunque la Fiscalía solicitó al juez la prisión preventiva para Flores, Felipe Aurelio Torres Zúñiga la negó.

De aquí al seis de septiembre, cada quince días, Enrique Flores deberá presentarse a firmar. Enfrenta en libertad la investigación complementaria.

Dependerá enteramente de la Fiscalía reunir todos los elementos de prueba necesarios para demostrar la responsabilidad del ex diputado.

La mayor prueba presentada por la Fiscalía es el video del día 12 de junio de 2017 y de manera específica, el extracto en el que presuntamente Flores le pide al alcalde de Ébano, Crispín Ordaz, cuatro millones de pesos.

Esa parte no está del todo clara y es por ahí mismo donde al final se pueda desestimar la acusación.- Por eso, vale insistir, en seis meses, la Fiscalía deberá encontrar más pruebas y no limitarse al video y de ser posible, sumar al procedimiento a los otros diputados citados en el video: Oscar Bautista, J. Guadalupe Torres Sánchez y Manuel Barrera Guillén.

Hasta el momento el proceso va en el camino formal. La vinculación a proceso era nada obvia la naturaleza de la prueba principal que es el video, sin embargo, ese video será insuficiente para que en base a éste, el juez pueda fundar una resolución y dictar sentencia.

La Fiscalía estará a prueba, pero también el gobierno de Juan Manuel Carreras López en el entendido de que se trata de un caso con un notorio ángulo político. Si la Fiscalía trabaja correctamente y encuentra pruebas realmente incriminatorias y el gobierno tiene voluntad política, entonces podrá darse el caso de ver a un político corrupto en prisión.

El problema es que Enrique Flores no actuó solo, lo hizo con el apoyo de otros diputados y de auditores de la Auditoría Superior. En  el supuesto de que se llegue a castigar con cárcel y multa a Flores y a nadie más, se entenderá que la Ecuación Corrupta quedará en la impunidad.

Es de esperarse que la aplicación de la justicia contra los corruptos no se quede en un chivo expiatorio. La fiscalía debe hacer lo necesario para encontrar y vincular a los cómplices de Flores que integraron la mafia de la Ecuación Corrupta.

Lo hecho hasta el momento, en los hechos, no significa nada.  

A+