19

León, Guanajuato (17 de Marzo).- La explosión de euforia con la que Luis Montes festeja sus goles es uno de sus sellos. Ya suma 21 anotaciones en Primera División y un par con la Selección Nacional. Sin embargo, el gol con el que el Chapo dio el empate del León frente a Cruz Azul (2-2) el pasado sábado fue muy distinto.

Montes ya mueve de nuevo los hilos del León. Creó una pared con Mauro Boselli fuera del área de los celestes y, de primera intención, mandó un zurdazo a la portería de Jesús Corona. De inmediato voló a la banca de su equipo, gritó su gol como si fuera el primero, festejó con todos sus compañeros y apuntó al cielo con agradecimiento. Besó el escudo de la camiseta esmeralda y volvió a sonreír después de 10 meses sin anotar. El 8 de mayo del 2014 fue su último gol.

Se me vienen a la mente muchas cosas, todo lo que he trabajado para volver a conseguir esto, para volver a jugar un partido y son muchos sentimientos que a uno le pasan por la cabeza. Se lo dedico a mi esposa, a mis hijos y a mis papás, que siempre estuvieron conmigo cuando me pasó la lesión y no me abandonaron”, dice Luis Montes, quien va de menos a más para volver a ser un referente del futbol mexicano.

Restaban días para Brasil 2014 y Montes era una de los futbolistas clave del Tricolor. El 31 de mayo, Ecuador, en un amistoso contra México, recibió un golazo del Chapo Montes. Sin embargo, minutos después del festejo un choque con el ecuatoriano Segundo Castillo arruinó el sueño mundialista de ambos.

En ese momento uno no piensa en cuidarse. Tienes que estar concentrado en el partido, en una jugada te barres y ni cuenta te das, pero son circunstancias del juego”, comenta Montes, quien sufrió fractura de tibia y peroné. Además, a 14 días del Mundial la fatídica jugada lo alejó de las canchas por ocho meses.

Regresó a la actividad en enero como capitán de la Sub 20 del León y con gran gol ante los Tigres. Gritó, festejó y contagió a los casi mil aficionados que presenciaron ese partido.

El 8 de febrero volvió a la Primera División. Jugó seis minutos en Ciudad Universitaria en la victoria del León ante los Pumas. Poco más de 8 meses de recuperación y Luis Montes estaba de regreso.

Hoy, físicamente me siento muy bien, poco a poco voy tomando ese ritmo de juego que quiero. Estoy consciente de que tenía que ser de menos a más y estoy muy contento”, relata el 10 del León.

Al menos ante La Máquina se vio el peso de Montes en el León, equipo que tras diez fechas no ha sido regular, pero que ya cuenta con su mejor hombre en franco ascenso. Directiva y cuerpo técnico de los Panzas Verdes le tienen toda la confianza a Montes.

Hemos platicado con el profe Pizzi sobre ese apoyo que tengo de la directiva y del cuerpo técnico, la confianza que tienen hacia mí, esa buena comunicación. Hemos empezado a llevar muy bien todo esto y se los agradezco”, señala.

Sus objetivos son claros. Ha jugado seis duelos del Clausura 2015. En cuatro de ellos entró de cambio. Asegura que partido a partido dará todo para volver a vestir el uniforme de la selección.

En lo que me quiero enfocar ahora es en ser titular con León, poco a poco ir agarrando ese ritmo, pero claro que todos tenemos el sueño de volver a la selección”.

El Tricolor no ha dejado de estar presente en la cabeza de Luis Montes, quien señala que tiene cuentas pendientes con la playera del equipo mexicano. Uno de sus objetivos es llenarle el ojo a Miguel Herrera para que lo llame a alguno de los representativos tricolores de Copa Oro o Copa América de este año.

Si bien Montes no pudo levantarse en Dallas cuando se encontró con la pierna de Segundo Castillo, con su gol 21 en la liga se demostró a sí mismo que está de pie, dispuesto a celebrar más anotaciones bellas.

Castillo, en el Ascenso MX

La jugada fue escalofriante desde todos los ángulos: Luis Montes adelantó de más el balón, llegó entregado al choque y, al tratar de barrer para anticipar a Segundo Castillo, se rompió la tibia y el peroné y, de paso, le provocó al ecuatoriano un esguince de rodilla de tercer grado.

Segundo Castillo (izq.) intentó despejar la pelota, pero no pudo evitar el choque con Luis Montes, quien terminó por romperse la tibia y el peroné. Foto: Especial

Castillo formó parte de la lista definitiva de su selección para el Mundial de Brasil 2014, pero no pudo disputar ningún partido al no poder recuperarse.

De jugar en Arabia Saudita, con el Al-Hilal, el ecuatoriano tuvo que volver a México, con los Dorados de Sinaloa, al perder su mejor forma física por aquella lesión.

Fuente: Adrenalina360